Vilaplana y Sempere, Antonio

Autores alicantinos por María Ángeles Salas:

Foto obtenida de www.elperiodic.com

Foto obtenida de www.elperiodic.com

En el seno de una familia modesta, nace en Alcoy, el día 2 de julio de 1841, el escritor y dramaturgo: Antonio Vilaplana y Sempere; siendo el noveno hijo de unos confiteros que tienen ubicado su negocio en el inmueble número 6 de la calle San Francisco.

Durante algún tiempo, y llevado por lo que él creía decidida vocación sacerdotal, cursa estudios en el Seminario Conciliar de Valencia, pero circunstancias familiares adversas le llevan de nuevo a Alcoy, abandonando con ello la carrera eclesiástica, para años más tarde contraer matrimonio.  

Vilaplana comienza a dar testimonios evidentes de su calidad literaria, y demuestra su buen hacer en: periodismo, investigación histórica, teatro poético y poesía; cultivando indistintamente el verso vernáculo y el castellano.

Los temas alcoyanos están muy presentes en sus obras, como en: El tuyit de fa tres sigles, La font de Montal o un crimen del feudalisme y El suplicio de Perera.

En 1886 funda en su ciudad el semanario: “Los Domingos de Abril”

Pero es con la obra de teatro: Alcoy contra Al-Azraq o Sen Chordi, firam!, firam!, estrenada en el Teatro Principal el 13 de enero de 1876, año del sexto centenario de San Jorge, con  la que alcanza un éxito indiscutible. Tanto, que la representación se prolonga durante ocho meses consecutivos.

Melodrama histórico en cuatro actos, original y en verso, evoca con dignidad y grandilocuencia la batalla sostenida por los alcoyanos en abril de 1276 -según la tradición- con la gloriosa y decisiva aparición de San Jorge, defensor y adalid de los cristianos. Sobre este motivo principal surgen otros sentimientos necesarios para la trama argumental: el amor, la tradición… Esta obra le valió al autor el nombramiento, por parte del Excmo. Ayuntamiento, de primer cronista de Alcoy.

El poeta, agradecido, incluye una primera página en la obra con esta dedicatoria:

“Al muy ilustre Ayuntamiento de esta ciudad. La historia, ese gran libro de la humanidad, nos ha transmitido a través de seis siglos, los ilustres nombres de Ramón Torregrosa y Raimundo San Juan, juntamente con el nombre de Alcoy. Al escribir el presente drama, yo he creído honrar a mi patria recordando sus héroes y sus glorias. El Municipio me ha honrado confiriéndome el título de Cronista de Alcoy, que yo le agradezco desde el fondo de mi alma y le dedico a la vez la presente obra.”

Adrián Miró ha destacado que este melodrama histórico significa un verdadero hito en la historia del teatro local, ya que es una de las primeras piezas que se involucran en el mundo de las Fiestas de Moros y Cristianos, y que tanto éxito tendría a partir de 1962 con la popularización de los sainetes.          

Vilaplana, murió en su ciudad natal en 1888. Y por voluntad de una de sus nietas, ya fallecida, la Biblioteca Municipal de Alcoy recibió el ejemplar original de Alcoy contra Al-Azarch o Sen Chordi firam! firam! 

FacebooktwitterpinterestmailFacebooktwitterpinterestmail