Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Buscar en paginas

Sospechas – Herman Koch

Publicado el 10 de febrero de 2020


Reseña realizada por Begoña Curiel.

Una simple sospecha aprieta el botón que dispara la historia. Poco importa si tras ella es real la duda que siembra. Herman Koch muestra su enorme capacidad para hacer una montaña de un granito de arena a través de su estrella principal: Robert Walter, alcalde de Amsterdam, hombre cabal, carismático y respetado por su entorno.

  Una charla animada de su mujer Sylvia, risueña durante un evento con uno de sus concejales hace saltar la chispa. La paranoia no ha hecho más que empezar: el esposo se convierte en espía y actor ante ella, la sociedad y sobre todo, ante sí mismo. Tanto desvaría que preferirá que le acusen hasta de corrupción e incluso de fechorías cometidas de joven, a ser un hombre traicionado.

  Lo más fascinante de Herman Koch es que logra desquiciar al lector con la psicosis de su personaje, empeñado en querer saber y no saber a la vez. Da igual si su mujer es infiel o no. La novela es capaz de sostenerse con ese juego de interrogantes, desconfianza y recelos, aunque exprimirlo hasta el final impone un agotamiento que no sé si todo lector será capaz de soportar.

  Robert Walter es un político de agenda ocupada y debe mantener el tipo ante el público mientras su obsesión desbarata el equilibrio que supuestamente manejaba su vida. Para disfrazar la tensión ello, se empleará a fondo minuto a minuto en un teatro de compostura y buenas formas. No es poca cosa dado que es un personaje público.

  La ocultación de las debilidades y miserias le dan tanto trabajo como el suyo propio. Herman Koch se maneja estupendamente en este terreno. Construye su narración con la seguridad que he visto en sus otras novelas. En “Sospechas” tira a veces de ironía para tratar de explicar la locura transitoria del personaje con situaciones que rozan el absurdo. Porque cuesta entender –por eso decía que desquicia al lector– que alguien tan supuestamente centrado, piense y haga tantas estupideces.

  Este drama del alcalde es el centro de la novela y el que realmente me interesa. Hay otras temáticas secundarias: el racismo que se respira en el ambiente de forma puntual o una dura crítica a la contaminación paisajística de los parques eólicos. Pero son de menor entidad. Solo salpican las páginas; a veces son prescindibles, pero como no distorsionan el pilar básico de estas “Sospechas”, no molestan en exceso.

  Sí hay una subtrama más potente y que no ayuda demasiado al alcalde al-borde-de-un-ataque-de-nervios: la inquietante confesión de un pariente cercano que da pie a una reflexión sobre la eutanasia. No se puede añadir más para no estropear el asunto, pero es cierto que me impactó muchísimo el ejemplo que plantea en la novela. ¿Lo habrá sacado de la realidad? Qué curiosidad.

  Así que si les gustan o divierten las ceremonias de la confusión, los juegos de apariencias de la gente chic, la capacidad del ser humano para dispararse a sí mismo y enredarse en laberintos en vez de enfrentarse a los problemas, “Sospechas” es una buena propuesta. Si no conocen a Koch les diría que comiencen primero por “La cena”. Con ella me cautivó este autor. Después vinieron todas las que ha escrito. No es esta mi favorita desde luego, pero en “Sospechas” el toque Koch persiste con su originalidad y agudeza.

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail