Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido

Sant Vicent

Publicado el 17 de marzo de 2021


"Alicante es un libro” por Miguel Ángel Pérez Oca.

            Sobre la puerta de las murallas que guarecen la ciudad vieja de Vannes, en Francia, hay una hornacina con una imagen de “Saint Vincent Ferrier”, que murió en dicha ciudad en 1419, y en cuya catedral, sita en la Place Valencia, se guardan sus restos.

San Vicente Ferrer (Sant Vicent para los valencianos) fue un fraile de gran influencia en la Iglesia de entonces, que sufría una grave crisis llamada Cisma de Occidente, hasta el punto de haber tres papas disputándose el solio de San Pedro. Vicent Ferrer, eminente teólogo, dio su apoyo a Benedicto XIII, el papa Luna, con sede en Aviñón, hasta que con ocasión de la elección de Martín V en Roma, en 1417, se acabó el cisma y Ferrer retiró su apoyo al papa aragonés, que acabó aislado del mundo en Peñíscola. También intervino decisivamente en el Compromiso de Caspe, que resolvió el vacío de poder habido en la Corona de Aragón a la muerte sin descendencia de Martín el Humano. Con su gran elocuencia consiguió convencer a los demás compromisarios de que nombrasen rey al Trastámara  Fernando de Antequera.

            Sin embargo, el prestigio de Ferrer se debía ante todo a la predicación incansable que realizaba mientras viajaba por todo el Orbe Cristiano. Eran famosos sus sermones y sus milagros. Y en sus intervenciones solían darse conversiones de judíos y curaciones repentinas de toda clase de enfermos y endemoniados. Algunos de estos milagros, debidos sin duda a la inventiva popular, llegan a rozar lo cómico, como aquel de un albañil que cayó de un andamio y Vicent Ferrer, entonces aún modesto frailecito, dejó suspendido en el aire mientras iba a pedir permiso a su prior para bajarlo suavemente y que no se hiciera daño. Sin embargo, su antisemitismo, por motivaciones religiosas, despertaban el odio a los judíos y moriscos, hasta el punto de darse enfrentamientos trágicos después de alguno de sus sermones. Seguramente, él no era consciente del daño que causaba a personas honorables e inocentes, pero su celo religioso se imponía a cualquier otra consideración.

            En la fachada de nuestra concatedral de San Nicolás hay una placa que conmemora la visita de San Vicente Ferrer a esta ciudad en 1411. Alacant acababa de salir de una de las terribles epidemias de peste que la asolaron en la Edad Media, y el miedo y la necesidad de consuelo religioso perduraban en el alma de los alicantinos. Y así, hacía días que por las calles se extendía la noticia: “Que ve el pare Vicent, que ve el pare Vicent”.

Y una tarde, apareció Vicent Ferrer montado en un pollino a las puertas de la villa. Lo acompañaban otros frailes y sacerdotes y lo esperaba una multitud de penitentes con la espalda descubierta para azotarse hasta sangrar. La mayoría de los judíos de la vecindad se habían apresurado a viajar a otras ciudades, a casa de algún familiar o amigo, en previsión de posibles daños; mientras otros, dispuestos a salvar sus negocios, se habían quedado para asistir a la misa y pedir el bautismo.

            Después de dormir en algún convento, como el bendito que era, Vicent Ferrer se levantó muy temprano y se fue al estrado que habían preparado las autoridades en la portada de la iglesuela “Novella de Fora”, frente al descampado donde ya lo esperaba la totalidad del pueblo. Se decía que el orador tenía la facultad milagrosa de hablar a la vez en todas las lenguas. Y así, aunque él se expresaba en valenciano, todos lo entendían, cada cual en su idioma propio, ya fueran franceses, ingleses, italianos o borgoñones. O al menos, eso decían ellos, para no incomodarse con nadie. Pues bien, Ferrer comenzaba su discurso recomendando la modestia y la castidad a las mujeres, la honradez y la caridad a los hombres, y a los padres la conveniente educación de los niños; pero cuando el ambiente se iba caldeando, no se privaba de condenar los pecados de los paganos y en anunciar la pronta venida del Anticristo, personificado en judíos y musulmanes. Y la histeria apocalíptica iba in crescendo, y empezaban a darse los desmayos, los ataques de epilepsia, las curaciones milagrosas, los alaridos de arrepentimiento y vergüenza por pecados pasados. Y los judíos presentes se rasgaban las vestiduras y pedían el bautismo con gritos lastimeros. Y así, tras la general catarsis, el pare Vicent montaba en su pollino, bendecía a los presentes y se marchaba a otro pueblo donde la feligresía necesitase de sus consuelos.

            A Sant Vicent Ferrer se le atribuyen más de 800 milagros, y 36 años más tarde de su muerte ya era proclamado santo; aunque ya se le denominaba así en vida por parte de sus más incondicionales fieles. Él fue uno de los pilares de la consolidación de la entidad valenciana que se estaba gestando entonces, con el predominio del idioma catalán sobre el habla de aragoneses y castellanos, y convertido ya, con sus peculiaridades, en el idioma valenciano.

Cada época ha tenido sus personajes emblemáticos: hoy deportistas, estrellas del rock, influenzers… En la Baja Edad Media el personaje indiscutible fue Sant Vicent Ferrer.

Comentarios:
Hay 1 Comentario

  1. Eusebio Pérez Oca dice:

    La madre del tal Vicente era de Xixona. Embarazada del tal Vicente, este ladro varias veces en el vientre de su madre. Una de sus contertulias dijo: “Aquest xiquet sera sant”. Primer milagro del personaje. Buena forma de disimular el flato. Este genocida está descrito en su biografía oficial, LA PORTENTOSA VIDA DEL PARE VICENT. Patetico. Sobre las matanzas provocadas por sus seguidores sobre la población ESPAÑOLA (castellana, aragonesa….) de religión judía, solian ocurrir previas a su visita. Una campaña de desprestigio sobre los judios, acababa con asaltos a las juderias. Y, se comenta, que durante sus discursos se ejecutaba, en la hoguera, a judios de la zona. Con esta premisa era.normal la conversión inmediata. No contentos con ello, la Inquisición castellana fue organizada por otro personaje. La reina Isabel, hija de Isabel de Portugal, loca. Curiosamente la locura estuvo presente en la genetica de los descendientes del rey Juan y de Isabel de Portugal. Enrique, hermano de La Católica, es un ejemplo. Juana, hija dd la Catolica es otro.
    La Inquisición se creo en Castilla con control real con el fin de perseguir a los conversos. Una historia “gloriosa” con final terrible. La expulsión de los judios coincidió con otros hechos históricos. El tal Vicente tuvo el honor de ser el precursor. Aún hay miedo a cuestionar a la Iglesia y su historia. Vergüenza.

    Eusebiet d’ Alacant

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

© El Libro Durmiente - Política de privacidad - Política de Cookies