Reina Roja – Juan Gómez Jurado

Reseña realizada por Begoña Curiel.

Revelar poco es contar mucho. Con “Reina Roja” el indeseado spoiler podría llegar pronto a nada que cantes. Por eso nos ceñiremos a los datos imprescindibles:Antonia Scott es muy especial. «No has conocido a nadie como ella» asegura la sinopsis que tira de nuevo de mayúsculas: «No has leído nunca un thriller como este».

Los aspavientos del marketing son arriesgados. He leído demasiadas veces frases similares. Si detrás no estuviera Juan Gómez Jurado ni me hubiera molestado en comprarla. Está claro. Me ocurre que con algunos autores no solo me interesa su trabajo sino sus reflexiones y opiniones en determinados temas. Este es el caso. No sé si eso es bueno porque a veces me llevo grandes decepciones pero por contra, también muchas alegrías.

No siempre son buenas las altas expectativas pero cuando conoces al autor y te lo venden así, pico aunque con la conciencia de haber picado. No por ello deja ser esta novela un libro que funciona y engancha. Utiliza fórmulas que trabaja y rentabiliza bien el autor: personajes con carisma y búsqueda a mil por hora de algo/alguien. Hasta ahí se puede leer.

¿Quién es Reina Roja? ¿Por qué ese nombre? Gómez Jurado informa: ni es policía ni tampoco criminalista pero ha resuelto decenas de crímenes; no sale de casa porque «las cosas que ha perdido le importan mucho más que las que esperan ahí fuera», pero… alguien va a buscarla. Si no cruza la puerta, no hay novela. Y vaya si la cruza…

Antonia Scott es el personaje en mayúsculas pero sin su acompañante de correrías la trama no sería igual. Gómez Jurado lo ha construido a la medida de la historia que desea contar. El acompañante (algo tengo que decir) es un poli normal con un gran marrón. Sencillote, cargado de tópicos autóctonos (ya verán por qué) y con pinceladas alusivas a su su físico (un poco irritantes por repetitivas). Vamos, un tipo del montón.

Junto a sus respectivos pasados y presentes el autor se siente seguro para desarrollar toooodo lo que vendrá después. Que es mucho. Tiene ritmo endemoniado (es el clásico libro de «leído en dos sentadas») a base de capítulos cortos, frases tipo flash, salpicaduras de datos para acrecentar el misterio. Todo incluido en la misma bolsa de un lenguaje sencillo.

Ya lo ha hecho otras veces. Gómez Jurado (“Cicatriz” y “El paciente” ya lo demostraban. “La leyenda del ladrón” es diferente y me encantó, por cierto) sabe cocinar de sobra estos ingredientes para edificar su thriller con el consabido suspense para que el lector levante viento pasando páginas. Te las zampas. Así, en un pimpampum. Todo un disgusto de doble filo: es una pena que un lector te devore más de quinientas páginas en un suspiro después de tanto curro pero… de eso se trataba, ¿no? De todas formas “Reina Roja” vende como rosquillas y el autor ya anuncia larga vida para Antonia Scott.

FacebooktwitterpinterestmailFacebooktwitterpinterestmail