Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Buscar en paginas

Panza de burro – Andrea Abreu

Publicado el 4 de enero de 2021


Reseña realizada por Begoña Curiel.

Pero, ¿qué maravilla es esta? Tenían razón quienes la jaleaban. Dejé pasar el tiempo (desconfío de las promociones cansinas) pero las voces no dejaban de gritar: «¡Tienes que leerla, tienes que leerla!, y he hecho bien. Panza de burro es una apuesta brillante aunque no apta para mentes rígidas. No pesa tanto lo que cuenta sino cómo lo cuenta. Andrea Abreu pasa de normas literarias y construye un modelo propio: rompedor y con garra.

  Un verano, dos niñas entrando a mil por hora en la adolescencia, un pueblo al norte de Tenerife. No necesita mucho más la autora porque la genialidad de la novela reside en su vestimenta. Desconozco cómo se habla en esa zona pero prepárense a aprender su dialecto, habla, lengua..., no sé cuál sería su definición pero te deja pegada al asiento: pocas comas, deformaciones fonéticas, recorte de palabras, onomatopeyas a tutiplén, préstamos del inglés, sin guiones en los diálogos, ¿para qué?...

  Cuando entiendes que esta supuesta anarquía está estudiada, que escribe como hablan sus personajes, que no hay patrones sino “patrona” (lógicamente, la autora) de esta magia lingüística, comienza a invadirte la fuerza de la narración.

DOS “PERSONAJAZOS”

  Vamos con las niñas. Aunque su historia se ha contado muchas veces, insisto, la suya es distinta. Por lo antes expuesto pero también por su peculiar relación y singulares andanzas. Es la amiga de Isora quien relata, aunque desconozcamos su nombre. Isora es la «echadita palante»; su amiga, el perrito faldero que se la quiere «comer» de tanto como la idolatra.

  El dúo provoca risas pero ojo, que también espeluzna con los quereres disfrazados de obsesiones, sentimientos de inferioridad y el perverso juego del poder aunque sea inconsciente. La infancia –esa de la que están saliendo– es tan pura como cruel.

  Siéntense y disfruten con su teatro de correrías y charlas. También las de amigos, vecinos y familia. Ay, esas magníficas abuelas, dan para otra novela. Panza de burro tiene algo de brujería: lees y pareces estar escuchándolas.

ADVERTENCIA

  ...a los asustadizos con lo escatológico (ja, ja, ja). Esta novela tiene la capacidad de convertirte en niño. No hay cosa que más le guste a los enanos que una conversación sobre lo que pueda salir/expulsar de los orificios humanos. Pues bien, en este sentido, Panza de burro, es una crema que “rejuvenece” hasta límites insospechados. Si el lector se relaja y está dispuesto a experimentar, créame: va a disfrutar.

OTRAS GENIALIDADES

  Siendo aparentemente tan simple la trama, cuánto buen material contiene esta obra digna de debates o al menos de unas cuantas charlas.

Inocencia y violencia se funden en estas páginas sorprendentes. En el apartado inocente habría que incluir la naciente sexualidad de las niñas y su entorno. Otra cuestión mil veces contada pero con Isora y su amiga, no puede ser otra cosa que diferente.

–Inspira tanta ternura Juanita Banana... Cómo me ha gustado este personaje secundario, que penita por favor...

–Lo meteorológico y la naturaleza (ejemplos: ese vulcán protagonista y el título de la novela...) envolviendo personas y existencias tienen una fuerza increíble.

–Importantes los títulos de los capítulos, algunos de ellos representativos de esta forma peculiar de contar de Andrea Abreu: «Un fisquito namás», «Esto es pa lluvia», «Un bemeta metalizado que iba chillando goma», «Los guiris eran unos jediondos», «Voy a aserte caricias ke no san inventado», «Estregarse sola»... No busquen en el diccionario, déjense seducir por su espontaneidad, no subrayen las erratas que no existen... Porque Panza de burro es esto.

–Una anécdota que me ha encantado. La de las amigas que se acompañan la una a la otra y que no pueden dejar de acompañarse a sus respectivas casas.

PORTADA

  Ya indica la lectura tan especial que tienen entre las manos. Puede resultar incomprensible o extraña pero cuando terminas la lectura, todo encaja a la perfección. Cada detalle es un elemento del pequeño mundo donde Isora y su amiga pasan el verano igual que fluyen los días. No pasa nada y pasan muchas cosas.

EDITORA ENAMORADA

  ¿Qué libro han leído ustedes en el que editor/a se declare enamorad@ del hijo de papel y su autora? Tras la portada, fue su introducción lo que más me impactó.

  Sabina Urraca muestra la misma valentía que su escritora apostando por su producto, del que dice algo hermosísimo. Habla de él como de una «bestia»: «Lo amas tanto que lo único que quieres es adiestrarlo lo mínimo, lo justo y necesario para que los demás lo amen tanto como tú».

 En esta línea prosigue el discurso de Sabina Urraca, destacando la «grandeza» de Panza de burro y «la inteligencia y el salvajismo de Andrea, su pulso poético y su falta total de miedo...». Y es que esta novela también es una reivindicación: la relevancia de lo local y autóctono, de la personalidad única de determinados lugares que en este caso, abandera y representa el acento y sus infinitas expresiones.

  La admiración que siente por Andrea Abreu es tan inmensa y pura que no le duelen prendas mostrar cierta envidia sana «por no escribir como ella». Encomiable esta alabanza sin trampa ni cartón, pero sobre todo el hecho de que un editor quiera dejar constancia por escrito de los momentos y circunstancias que dieron lugar a este nacimiento.

  Que un editor apoye a su autor se da por supuesto, pero esta claridad y sentimiento no es habitual como testimonio previo a la obra que empezaremos a leer.

  Hasta este detalle hace diferente a Panza de burro. Que sea la primera novela de la autora y que con 25 años ya haya creado lo que he tenido la oportunidad de leer, me ha dejado rojas las manos de aplaudir.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

© El Libro Durmiente - Política de privacidad - Política de Cookies