Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Buscar en paginas

Muñoz, Carmen – “Una partida de muerte”



Presentado por Carmen Muñoz en mayo de 2014.

Silencias tus pisadas, mientras ignoras tu arrogancia que delata tu presencia mucho antes de cruzar mi puerta. ¿Acaso puede la guadaña estar tan ciega, o es que tu descaro se torna venda sellando al verdugo esos ojos que no veo? De cualquier forma, no hay disculpa en tus maneras, tú que sin llamar entras, reclamando como tuya mi casa y a mí... como a un invitado sin más. Me pregunto, cuando cesará este juego mortal y pasatiempo asesino que intenta solo eso, que pase el mío, pero de cuajo y sin tregua. ¿No te basta haberme reducido a menos que despojo, aislado y temido?

Pero, disculpa mi descortesía si no te ofrezco asiento y bebida, más son las desventajas de no anunciar tu llegada, pues de haberlo sabido, tendrías sin duda buen vino y sabrosas viandas, deleite no solo de tu hambre oscura y avara, sino también de tu yerto paladar. Ahora, sentémonos frente al tablero y comencemos tu juego; uno contra el otro, muerte y vida enfrentadas en un combate mortal; más… antes de que muevas un solo trebejo, contempla bien mi rostro que no mi alma, y recorre con tus cuencas tu maldita marca que separa en dos mi cara. Un estigma de negra muerte que condenó mis noches y días, apartándome del mundo y de sus gentes cual apestado mugriento, pues de ellos solo recibí ofensas, rechazo y crueldad, sin que uno solo a mirar se atreviera, ni a hablarme, ni a escuchar, solo a temer este sello brutal, que delata mis pasos como a un preso sus cadenas, y levanta con tormento los barrotes del que no es hogar…sino galera, sin más voz que un bronco eco de hierro y mis amargos silencios. Algo por lo que sin esfuerzo, aprendí a odiar, y a jurar sobre el perdón que de mí nunca tendrás.

Como ves, mucho tengo que contarte desde la última vez. Tú sin embargo, no traes nada nuevo, sólo vacío, amargura y una soledad mayor que la mía. Dos apellidos y un nombre pila privados de amor y de toda existencia, amarrados al rencor del que no busca compañía, sino ánimas perdidas que robarle a la vida. La verdad, no sé porqué me empeño en razonar contigo, a sabiendas de que podría hablar hasta agotar mi saliva y aún así, nada cambiaría; pero… quizá si en tu aliento lo escribiera, o sobre el negro espectro de ese terno sin cuerpo, tal vez entonces, pudiera de tu abismo salvar mis verbos, antes de engullirlos con tu oído y morir en  tus adentros. Lástima que en tan relevantes cuestiones, nunca estemos de acuerdo.

No obstante, ni hablarte quiero, ni si por caso te arrancas, tampoco escucharte; solo imponerte las reglas de este encuentro: en primer lugar, este será nuestro último lance, y el que decida mi vida o tu destierro, lo demás y no menos importante, es que el ganador obtendrá como premio mi casa y cuanto  en ella tengo; sin embargo aquel que pierda, escúchame bien, ese… se irá para siempre, llevando consigo “tu muerte”.

Interesante, ¿no te parece? No obstante, si albergas dudas sobre el premio y la condena, ahora y no luego debes preguntar, si no, comencemos pues la partida, y dejemos que el destino juegue al ajedrez...

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail