Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido

Los treinta apellidos – Benjamín Prado

Publicado el 12 de agosto de 2021


Reseña realizada por Begoña Curiel.

¿Interesante? No, interesantísimo. ¿Didáctico? Espectacular en este sentido. ¿Casa bien ficción con documentación? Aquí es donde se le ha ido la proporción: el profesor-investigador protagonista resulta devorado por la segunda. ¿Entretenimiento? De más a menos, precisamente por la respuesta a la anterior pregunta. Benjamín Prado deslumbra por meterse hasta el fondo con los truculentos orígenes de las grandes fortunas del país pero esta vez, su Juan Urbano, estrella de sus últimas novelas, queda difuminado por la vorágine de lo que el escritor pretende explicar.

  Para la descripción de su Urbano dice la sinopsis: «profesor de literatura, escritor por encargo y detective ocasional». En esta novela y en su última faceta lo coloca prácticamente a la altura del aventurero que fantasea y pierde el norte. Una cosa es ser pertinaz, otra meterse con terquedad infantil donde no ha sido llamado, de forma que el profe me deja de parecer verosímil.

  Me ha costado llegar esta conclusión, inconscientemente me he resistido a ella de tanto como me gusta Prado y el interés que despierta todo aquel fregado en el que se mete. Pero siendo Los treinta apellidos una obra apasionante, lo cierto es que la conclusión se mantiene.

  Su contenido es muy atrayente y como menciona al principio, didáctico: su recorrido desde España a Cuba hasta llegar a África, por apellidos con trastiendas sucias y oscuras como el tráfico de esclavos, contrabando, manitas influyentes, que los elevaron al poder en consonancia con los imperios que amasaron enterrando –o tratando de hacerlo, claro– el variado repertorio de cochambres humanas que tan bien comulgan con piratas de chaqueta y corbata.

  En realidad, nada nuevo en el horizonte que erice el vello salvo a ingenuos o cínicos de argumento insultante, empeñados en aleccionarnos con aquello de que lo ganado lleva la firma siempre del sudor en la frente. Prado sirve en bandeja detalles y ejemplos de la explotación “tan bien llevada” por esas familias de renombre, que en realidad valdrían para muchas otras porque la vida sigue igual, que dice la canción, aunque varíen los métodos de trabajo.

  Para adentrarse en este universo donde el pez gordo se sirve del chico Urbano se pone al frente de una de sus particulares investigaciones por encargo de uno de estos negociantes que desea localizar a los descendientes de la hija secreta de un antepasado.

  Cuando se mete en faena, por supuesto, le hacen saber dónde no es bienvenido. No esperaba menos. Así lo hacen saber las mafias por mucho maquillaje que se echen. Benjamín Prado muestra documentación que revaloriza –aunque nunca pasa de moda– la frase de Balzac: «Detrás de cada gran fortuna hay un crimen escondido». Sea o no así de literal, a los clásicos se remite el autor por boca de Juan Urbano porque para Prado ya lo dijeron todo hace demasiado y nunca caducan.

  Aún teniendo razón porque todo o casi todo está inventado o dicho, aquí es donde el escritor echa a paladas, en demasiadas ocasiones, con calzador, aforismos, versos, frases categóricas y excesivos datos que sobrecargan la narración. Por muy meritorio que resulte el tremendo trabajo de documentación de Los treinta apellidos. En muchísimas páginas consigue que este sobrepeso ralentice el ritmo de la trama. Culto sí, me parece excelente, pero Urbano acaba por agotar de redicho y pedante. Y como decía antes, no sólo rebasa límites en palabra sino en hechos, yendo por encima de sus posibilidades cual Indiana Jones en escenarios tan inhóspitos para un simple mortal. De esta manera sólo ha logrado sacarme de su ficción en reiteradas ocasiones.

  Nunca en todo caso anula las dosis de entretenimiento que procura Los treinta apellidos, las enseñanzas del contenido de esta novela y la buena escritura de este escritor.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

© El Libro Durmiente - Política de privacidad - Política de Cookies