Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Buscar en paginas

“La sueca”

Publicado el 29 de diciembre de 2020


"Alicante es un libro" por Miguel Ángel Pérez Oca

         Solveig Nordstrom era una jovencita sueca que allá por los años 50 se vino a Alicante dispuesta a escribir una gloriosa página en el libro de nuestra historia.

Estudiante de Arqueología, se había puesto bajo la protección del doctor Figueras Pacheco y de don José Lafuente, el primero cronista oficial de la ciudad y el otro prestigioso arqueólogo.

El sr. Figueras contaba con el terrible inconveniente de ser ciego de nacimiento, aunque su erudición y profundo conocimiento del tema compensaban esta carencia. En cuanto al doctor Lafuente era visto con recelo por las autoridades franquistas por haber manifestado en alguna ocasión opiniones proclives a la democracia liberal. El equilibrio del grupo lo proporcionaba el atrabiliario padre Belda, que se encargaba de las excavaciones y demás labores de campo, siempre con su sotana raída, y sus bolsillos llenos de altramuces y algún bocadillo que repartía los refajos del cura con alguna pieza ibera de la diosa Tanit, o unas cuantas monedas mohosas de Marco Aurelio o Cómodo.

La joven sueca entró en el grupo como un soplo de aire fresco y traía consigo nuevos métodos y teorías que a menudo entraban en conflicto con las ideas un tanto peregrinas de Figueras y Lafuente. Durante muchos años los eruditos ilicitanos y alicantinos habían disputado el origen de esta legendaria ciudad, a la que ambos atribuían el derecho a reclamarse hijas de la vieja Illice romana.

Figueras había saldado la cuestión reconociendo a Elche como primitiva Illice, pero, por otra parte se había sacado de la manga que la ciudad romana encontrada en el Tossal de Manises, en la Albufereta, había sido la Akra Leuka cartaginesa de Amilkar antes que romana. Y además, en la comarca de Els Antigons (actual Benalúa) se habían encontrado valiosos restos romanos, incluida una lápida con mención de Lucentum.

Todo este lío arqueológico había que resolverlo, pero los estudiosos se encontraban con un inconveniente: La fiebre inmobiliaria se estaba cebando con los futuros terrenos turísticos del Tossal de Manises, posible Lucentum de las crónicas imperiales. Había en marcha una operación inmobiliaria que tenía que empezar con el asolamiento del terreno, sacrificando aquél yacimiento de cerámicas, monedas, piedras de sillería y fragmentos de escultura. Los miembros del equipo municipal, Figueras, Lafuente y Belda se lamentaban de la desgracia, pues el estudio detallado del yacimiento podría facilitar la identificación fidedigna de nuestra ciudad ancestral, para la que, como hemos visto, había varios candidatos.

Pero no podían hacer nada frente a las autoridades más interesadas en el lucro ladrillero que en unas piedras viejas sin valor comercial. Aunque los especuladores no contaban con la jovencita Solveig Nordstrom. Ella pertenecía a otra cultura y había sido criada en un ambiente democrático. Así que se lió la manta a la cabeza, buscó la ayuda del Cónsul sueco y convocó a todos los corresponsales de la prensa extranjera; y el día en que las excavadoras se presentaron ante las ruinas de Lucentum, ella se tumbó en el camino, impidiendo la marcha de la maquinaria pesada.

La guardia civil local no sabía qué hacer con ella. Si se hubiera tratado de una jovencita española, la hubieran espantado de dos bofetadas, pero una sueca, y acompañada de un cónsul y una legión de periodistas extranjeros… Eso eran palabras mayores. Así que después de largas conversaciones con altos miembros del Gobierno de Franco se llegó a un acuerdo y Lucentum, nuestra ciudad madre, se salvó de la destrucción.

         La plaza que conduce a la magnífica reconstrucción de nuestra Lucentum, Lekant, Medina Alekant, Alacant, Alicante, lleva ahora el nombre de la jovencita que la salvó para que los alicantinos sepamos quien fue nuestra madre. La Plaza, adornada con pinos, que cruza el tortuoso camino que lleva a las puertas de la ciudad y su valioso museo se llama Plaza de Solveig Nordtrom.

Comentarios:
Hay 2 Comentarios

  1. Consuelo Gisbert dice:

    Sí, los alicantinos le debemos mucho a esta sueca, pero muy pocos lo saben…

  2. Joaquín dice:

    Gracias Miguel por este relato que, como otros, resume muy bien la cutrez que vivimos durante el franquismo. Y también la generosidad de muchas personas por salvar la cultura y la belleza contra viento y marea.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

© El Libro Durmiente - Política de privacidad - Política de Cookies