Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Buscar en paginas

La piel – Sergio del Molino

Publicado el 27 de julio de 2020


Reseña realizada por Begoña Curiel.

«Ni siquiera mi hijo debe verme, aunque me intuye. Si los hijos nos descubren, corremos el riesgo de que nos acepten como monstruos. Y eso sería fatal para ellos». Inquietante percepción del autor en este interesantísimo acercamiento al mundo exterior e interior del enfermo de psoriasis. Lo visible y lo que trata de ocultar a los demás le marcan y condicionan de por vida como las escamas y rojeces típicas de esta dolencia. Este es un libro audaz, extraño y brillante que remueve e incomoda. Guste o no su exposición de los hechos la literatura que no deja indiferente es la que más valoro.

  La piel es mucho más que un órgano. De hecho, es el de mayores dimensiones de nuestro cuerpo. Es carta de presentación, vehículo de relaciones personales, hogar de terminaciones nerviosas que nos conectan con el mundo y sus moradores. La lectura proporciona una visión más completa de la significación e implicaciones de la epidermis en nuestro día a día. Ayuda a entender una enfermedad en general muy desconocida pese a que afecta al tres por ciento de la población mundial.

  Cuando esta manta de piel muestra enrojecimiento, sangrado, picores, escamas, manchas y sufre dolor es lógico que como mínimo, sus portadores convivan con la irritación y el malestar que acompañan a estos síntomas.

  El propio autor, que sabe por experiencia propia de la psoriasis, afirma con pasmosa naturalidad que es y son monstruos que suelen esconderse bajo la ropa para evitar el rechazo. Se disfrazan retirándose del mundanal ruido para que nadie observe las imperfecciones.

  La piel es mucho más que un relato, ensayo o diario de la psoriasis. Suma una ingente cantidad de reflexiones asociadas que abarca cuestiones como la relación padres/hijos, racismo, desigualdad, discriminación, aislamiento, imperfección, conexión con el sector médico... Se adentra en territorios en los que no caemos los “sanos de piel”.

  No obstante no creo tanto en la insolidaridad de quien no la padece sino en la desinformación o el desinterés en la materia. Tampoco niego –segura estoy de que Sergio del Molino habla con fundamento– que muchos ojos les observen como los monstruos que dicen ser. Resulta terrible pero, ¿quiénes somos los demás para hablar de lo que no sabemos?

  El libro presenta a personajes contemporáneos y del pasado que también sufrieron y sufren este quinario. Por la galería pasarán desde Stalin, Nabokov, John Updike, Cindy Lauper hasta Pablo Escobar: político, escritores, cantante y narcotraficante. La psoriasis amarga a quien le da la gana y no sabe de famoseo u oficio del enfermo.

  ¿Puede que en la mala leche de algunos influyan ronchas y picores varios? No lo dudo. Aunque también es verdad que no todos los “malos” del mundo tenían o tienen psoriasis. Si no, la proporción –según los datos estadísticos– “sólo” sería del tres por ciento en el globo. Y por desgracia, sin que hagan falta estudios, la realidad supera con creces ese número.

  Hay distintos grados dentro de la enfermedad. Los síntomas y consecuencias pueden ser graves –lo desconocía– y por tanto, influyen en “la forma de estar en el mundo” como explica Sergio del Molino en este libro profundo e intenso donde refleja la amargura de estar en medio de este huracán con humor fino e inteligente, dando cuenta además de la importancia de la actitud del paciente ante la psoriasis.

  Puede convertirle en un gruñón cansino, un frustrado que devuelve la pelota del enfado con el mundo que lo rechaza o ponerse a trabajar en la solución, convivir con las limitaciones y/o aceptarlo con distintas dosis de resignación. Estas opciones desgranan las páginas que aún resultan más impresionantes con la lúcida y estupenda prosa de Sergio del Molino. Qué libro tan bien escrito.

  Me ha encantado –aunque algunos ratos de agradables tengan poco– todo lo aprendido, el disfrute de una excelente escritura, la inmersión en un terreno desconocido para mí y la lección –pretenda o no darla– para quienes sólo están pendientes del ombligo de su mundo: practicantes del ninguneo o desprecio frente a lo que merece buenas dosis de comprensión.

 No me refiero al consuelo de una caricia pasajera de falsa cortesía sino a una mirada directa a realidades que como ante tantas otras, la estupidez y el egoísmo humano se calzan una venda y tapones en los oídos.

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail