Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido

La mujer sin nombre – Vanessa Montfort

Publicado el 18 de marzo de 2021


Reseña realizada por Lilia García Chiavassa.

“Tengo material como para escribir un libro” me dijo Vanessa Montfort en el hall del Centro Dramático Nacional hace poco más de un año, mientras sus ojos, −casi con seguridad− destellaron una picardía que no pude percibir porque los míos aún estaban empañados de emoción después de haber disfrutado con intensidad de su obra “Firmado Lejárraga”.

Once meses después, la escucho por radio hablando de su nueva novela con Martín Llade, mi asesor musical favorito, en su programa “Sinfonía de la mañana”. ¡Qué alegría! ¡Lo escribió al fin! Tres días después apreso con avidez las seiscientas veintiún páginas de un tomo elegante y femenino, como su propia autora, que nada más abrirlo me impacta con una cortina de flores de oro  flotando en una noche azul negra. Es el telón perfecto que de inmediato se levanta respondiendo al gesto de mis dedos, y como si de un acto de magia se tratara, se despliega un escenario donde el recuerdo de María Lejárraga vaga a sus anchas jugando con Vanessa a dejarse atrapar o  escurrirse como un suspiro entre cartas amarillentas.

“No ando lejos de pensar que la muerte es un descanso temporal del espíritu. Pero ahí está el enigma: ¿cuánto tiempo necesitará el alma para descansar de una vida?, cita la autora a María Lejárraga.  Querida María, creo que tu alma necesitará mucho tiempo para descansar de tu vida de años largos, intensos, apasionados, fructíferos... Recién ahora, cuatro décadas y media después de partir a tu merecido descanso, cuando una mano compasiva y respetuosa te rescata del injusto olvido, podrás dejar que tu espíritu descanse para que algún lejano día  regreses con otras vestiduras a derramar belleza en este mundo.

Con un formato de obra teatral, homenaje indiscutible a la autora María Lejárraga, Vanessa Montfort, también dramaturga, nos obsequia una novela donde  los tiempos y espacios se alternan entrelazando dos historias con magistrales bisagras como la siguiente:

“También resonaban al mismo tiempo las teclas de la vieja Yost bajo los dedos de María, de momento sólo dos, con tosquedad y determinación, aunque pronto parecerían los de una pianista. Sus martillazos insomnes fueron filtrándose como una gotera, de año en año, 1906, 1907, 1920… 1962, cruzaron guerras mundiales y civiles, confinamientos y continentes hasta atravesar la luminosa barrera del siglo y ser escuchados por otros dedos que se posaban sobre dos teclas desgastadas por tantas obras, éxitos, fracasos y silencio.

 Madrid, 2018.

Los dedos de Noelia acariciaron la tecla descascarillada de la “a” y aquella en la alguna vez estuvo la “o” como dos huesos de hierro que hubieran quedado al descubierto al desaparecer su antigua piel.”

La trama, planteada como la pesquisa de un grupo de teatro en busca de su autor, nos propone y demuestra la teoría de que María Lejárraga ha sido la autora de toda la obra firmada por su marido, Gregorio Martínez Sierra, a quien aún hoy la historia oficial considera el verdadero creador de obras de distintos géneros como dramas, operetas, poesías, libretos, novelas, ensayos, críticas y traducciones, que en conjunto sobrepasan el centenar.

Montfort nos descubre a una mujer tan excepcional como enigmática que vivió en la época dorada de la cultura española, es decir en los primeros treinta años del siglo XX, junto a personajes tan caros a la misma como: Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez, Jacinto Benavente, Valle Inclán, Pérez Galdós, el maestro Turina, Zenobia Camprubí, José María Usandizaga y García Lorca. Muchas otras figuras históricas tienen también una aparición al estilo de “estrellas invitadas”, según se han citado al comienzo de la novela.

Los cien años de vida de María Lejárraga han dado para una trama apasionante que transcurre sobre ambas márgenes del Atlántico, y  que a menudo recurre al estilo epistolar valiéndose de oportunas transcripciones de las cartas entre la escritora y algunos de sus amigos ya mencionados para recrear con mayor verosimilitud los sentimientos, anhelos y angustias de la protagonista.

María Lejárraga no agota su incombustible energía solamente con la literatura, tuvo tiempo también para contribuir con su genio e incansable voluntad a la causa feminista y para hacer política a favor de las mujeres de su tiempo.  Sus esfuerzos se aunaron con los de las damas del Lyceum Club de Madrid entre las que se encontraban otras grandes figuras como Victoria Kent, Clara Campoamor, Matilde de la Torre y María Lacrampe entre otras.

Vanessa Montfort nos demuestra una vez más su talento y creatividad ofreciéndonos una novela donde, como una experimentada cocinera, mezcla diversos sabores –géneros− como el biográfico, el epistolar, el dramático, la novela histórica y  también la  detectivesca  cuyo resultado se paladea en cada metáfora y en cada página mientras se teme llegar al final de tan exquisito plato.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

© El Libro Durmiente - Política de privacidad - Política de Cookies