Ilécebra. Breve historia de una palabra – Teresa Argilés Alemany

Título de la obra: “ILÉCEBRA. Breve historia de una palabra”.

Autora: Teresa Argilés Alemany.

Editorial: Letradepalo.

Año edición: 2018.

ISBN Nº: 978-84-15794-61-5.

Número de páginas: 239.

Temática: Historia de ficción.

Encuadernación: Tapa blanda.

Reseña realizada por Manuela Andreu.

No puedo decir que no a ELD. Es ella, es Teresa, pero no por ser ella puedo dejar de exteriorizar mi parecer. ¿Y si descubro algo que no es perfecto, como ella? ¿Cómo lo transformo? Estas preguntas me han machacado hasta que he vuelto a releer este libro. Antes, solo había leído su borrador.

Adelina y Bárbara, son dos mujeres españolas mellizas de la Vieja Castilla, con dos vidas aparentemente diferentes y llenas de apegos ficticios. Cuentan con un padre intransigente y una madre sumisa quienes las llevarán a tomar decisiones dispares y a veces equivocadas. A partir del conocimiento de estas dos mujeres, la autora nos sumerge en dos caminos, uno de ellos muy lejano. Las adivinanzas nos llevan de la mano, a través de dos historias, una la española, y otra que nos descubre el horror de un pueblo, el armenio. Un viaje a través del mundo de las palabras que tan bien utilizadas configuran dos historias que convergen y se unen. Y ello llega a través de preguntas y respuestas a las adivinanzas que nos propone la autora, cuestión esta que nunca había observado en una novela, y son esas respuestas las que van creando vida. Unas preguntas-respuestas que dan vida. Es decir, las palabras son siempre las que, de una manera u otra, nos cuentan la vida.

Es una cuestión difícil para un escritor encontrar la pregunta idónea para que con su respuesta se vaya desgranando el relato.

La novela no es lo que parece, los protagonistas no son lo que aparentan, una de las historias nos invita a conocer lo que es la lucha por vivir, por entender, por descubrir lo que se les niega saber a un pueblo, pero mientras tanto el tiempo pasa, ese tiempo que nunca vuelve. Y de nuevo aparecen las preguntas para despejar todos los caminos, todas las incógnitas. ¡Benditas preguntas, benditas respuestas!

En este mundo nuestro donde tenemos la necesidad de olvidar los sufrimientos para seguir viviendo, nos llega esta novela para recordarnos que no debemos olvidar, que debemos superar todos los miedos y obstáculos y seguir adelante; eso nos hace evolucionar, y por lo tanto caminar por unos senderos cada vez más despejados que nos llevarán a nuestro destino cada día más felices.

La flor violeta “Nomeolvides” que ilustra la portada de este libro, fue seleccionada entre decenas de propuestas recibidas como el símbolo del Centenario del Genocidio Armenio. Un pueblo de lágrimas.

Creo que un día no muy lejano, la autora recibirá una invitación desde el país de las lágrimas para concederle las llaves de alguna ciudad importante y así agradecerle la visibilidad que nos ha transmitido de este pueblo. Gracias en nombre de todos los pueblos de bien, porque no solo el pueblo armenio se ve reflejado en esta novela.

Enhorabuena.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail