Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Buscar en paginas

Espinosa, Cristina – “Última estación”



Presentado por Cristina Espinosa en enero de 2015.

Es una mujer hermosa.  Lleva el cabello blanco recogido en un moño que siempre parece a punto de desmoronarse y unas gafas pequeñas y redondas que sostiene con la punta de la nariz.  Sus ojos de duna verde guardan una dulzura triste y hospitalaria al mismo tiempo.  Sonríe siempre de un modo infantil y ensimismado, como si mirara de lejos.

A sus ochenta años, conserva una silueta pequeña, delgada y frágil.  Cuando camina, sus pies se deslizan con tanta suavidad sobre el suelo que casi no se le escucha al pasar.

No es difícil imaginársela sobre un escenario.  Hay quienes aún recuerdan su interpretación de Giselle, «la mejor Giselle de todos los tiempos», como diría la prensa de la época.

Fueron años intensos de fama y éxitos. Su arte alcanzó las cotas más altas. Recibió condecoraciones de varios países y el nombre de Victoria Reyes quedó grabado para siempre en la historia de la danza.

Ella olvidó que el tiempo es un dragón furioso que todo lo devora y se creyó eterna.  Quiso enfrentarse a las leyes de la naturaleza, sin calcular que el paso de los años era una derrota difícil de superar. Jugó a ser diosa pero la expulsaron del Olimpo.

Hoy apenas si recuerda su nombre.  La memoria empezó a irse de puntillas, como los pasos de Victoria Reyes sobre el escenario. La estrella de ayer vaga sin cuerpo por un pasado irrecuperable, mientras su mente se pasea por un tiempo desmadejado y suelto.

Dicen las enfermeras del geriátrico que es una paciente encantadora, que acepta tomar todos sus medicamentos y que nunca protesta por nada. También comentan que de vez en cuando, al entrar al comedor, intenta realizar un par de giros mientras tararea una música que pocos reconocen.  Entonces los demás pacientes se ponen de pie y aplauden con entusiasmo.  Ella abre sus brazos y se inclina hacia adelante con elegancia, flexionando sus rodillas.  Después, se sienta a comer con sus compañeros.

Algunas veces, deja caer una lágrima sobre el plato de comida.

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail