Devi, Mahasweta

Literatura escrita por mujeres” por Mariángeles Salas.

La escritora y activista Mahasweta Devi nació el 14 de enero de 1926 en la ciudad de Dacca, al este de Bengala (actualmente Bangladesh), en los turbulentos años del reinado británico en India. De adolescente, ella y su familia se mudaron a Bengala Occidental en India. Sus padres eran escritores y sus tíos cineastas, editores de revistas y activistas sociales. Entre todos, lideraban el movimiento literario de Bengala, denominado Kallol.

Mahasweta Devi completó su educación en una escuela secundaria de niñas en Midnapore occidental en 1935. Después asistió a la Universidad Vishvabharati, fundada en Santiniketan por Rabindranath Tagore. Completó su Bachillerato de Artes en inglés y luego realizó un doctorado en literatura inglesa en la Universidad de Calcuta.

Al acabar la Universidad comenzó a trabajar como maestra y periodista. Su primer libro, Jhansir Rani (La reina de Jhansi), fue publicado en 1956 y marcó el comienzo de una prolífica carrera literaria que también la llevó a ser colaboradora habitual en varias revistas literarias como Bortika, dedicada a la causa de las comunidades oprimidas en la India.

En la redacción y edición de su periódico trimestral Vartika y Yosana, abordó la opresión de los indios, y abogó por los desfavorecidos. En todos sus escritos trató de representar la vida de los hombres y mujeres de Adinag.

Mahasweta Devi estudió a los Lodhas, Sandhals, Shabars y Mivelas, comunidades tribales de Bengala occidental, especialmente ocupándose de las mujeres consideradas parias, y para ello visitó en muchas ocasiones los lugares donde estaban asentados para mejorar su conocimiento sobre su funcionamiento y necesidades. De hecho, en su ficción siempre describió la brutal opresión de estos pueblos tribales por terratenientes de castas superiores, prestamistas y funcionarios corruptos. Devi siempre señaló a estas comunidades como su fuente de inspiración. “La razón y la inspiración de mi escritura son esas personas que son explotadas y utilizadas, y que a pesar de ello no aceptan la derrota”, solía decir. Ese continuo acercamiento a los que más sufren la convirtió en una analista y comentarista sociopolítica muy respetada.

Desde 1871 estas tribus con las que trabajó Mahasweta habían sido discriminadas y clasificadas como criminales por los británicos. Eran víctimas de la violencia y sufrían la destrucción de sus chozas, por lo que durante toda su vida, en sus reuniones, conferencias y escritos Devi instó a defender sus derechos y a resistirse al abuso. Siempre exigió la igualdad de derechos humanos y, especialmente a las niñas, las animó a acercarse a la educación para mejorar su situación.

En 1947 Mahasweta se casó con el reconocido dramaturgo Bijon Bhattacharya. En 1948 dio a luz a Nabarun Bhattacharya, quien más tarde también se convertiría en novelista y en crítico político. Su matrimonio terminó en divorcio, y años más tarde, en 1962 se casó con el escritor Asit Gupta.

En los últimos cuarenta años, Devi publicó veinte colecciones de cuentos y cerca de cien novelas, principalmente en su lengua materna, el bengalí. Hasta sus últimos días trabajó con las tribus Komadic, los pobres no tribales y los excluidos del sistema político de la India.

Entre sus obras destacan Aranyer Adhikar, Chotti Munda evam Tar Tir, Rudali, Kulaputra y Agnigarbha, en las que habla principalmente de las personas maltratadas y los derechos de la mujer. Estas también fueron fuente de inspiración de cineastas y películas exitosas como Hazar Chaurasi ki Ma y Kalpana Lajmi Rudali de Govind Nihalani.

El incansable trabajo que desarrolló la hizo acreedora del premio Ramon Magsaysay, galardón filipino que distingue el trabajo público, periodístico, literal, la paz y liderazgo comprobado de quienes lo ganan. También ganó el premio literario de India Premio Jnanpith; los reconocimientos civiles más importantes de India, Premio Padma Shri, Premio Padma Vibhushan; y el premio del India’s National Academy of Letters, Sahitya Akademi.

Devi falleció el 28 de julio de 2016 a los 90 años de edad. Unos días antes, el 23 de julio, sufrió un ataque cardíaco y fue internada en la clínica Belle Vue de Kolkata. Sufría diabetes, septicemia e infección urinaria y no pudo superar un fallo multiorgánico.

Tras su muerte, el primer ministro de India, Narendra Modi, dijo: “Mahasweta Devi ilustró maravillosamente el poder de la pluma. Una voz de compasión, igualdad y justicia, nos deja una gran tristeza”.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail