Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido

Biblioteca Beinecke de Manuscritos y Libros Raros

Publicado el 25 de junio de 2021


“Bibliotecas del Mundo” por Mariángeles Salas.

La Biblioteca de la Universidad Yale, fundada en 1.701, se encuentra en el corazón de la ciudad de New Haven, (Connecticut), y posee más de 12 millones de volúmenes y fuentes de información en todos los soportes y medios de transmisión, desde los antiguos papiros hasta las modernas bases de datos. Además es una de las bibliotecas de investigación más grandes de los Estados Unidos. Sus bibliotecas y colecciones las albergan aproximadamente 20 edificios, entre los cuales se incluyen la Biblioteca Conmemorativa Sterling y la Biblioteca Beinecke de Manuscritos y Libros Raros.

La Biblioteca Beinecke fue un regalo de tres ex alumnos de Yale (Edwin J. Beinecke, Frederick W. Beinecke y Walter Beinecke) y de sus familias, que pretendían que fuera «un símbolo de la lealtad y la devoción de tres hermanos» y «una fuente de aprendizaje y… una inspiración para todos los que entren».

El imponente edificio cuadrado de mármol y granito por fuera y bronce y cristal por dentro fue  construido en 1963 por el arquitecto estadounidense Gordon Bunshaft. Sus seis pisos de altura –más una planta excavada a 15 metros– se levantan imponentes en una fachada sin ventanas, construida con paneles de mármol tensados por una cuadrícula de hormigón que dejan pasar una luz de baja intensidad por sus vetas, dotando al espacio de una sutil atmósfera ámbar. Una estantería de cristal cerrada herméticamente al vacío actúa de segunda protección. La parte superior guarda 180.000 volúmenes y la subterránea supera el millón.

El edificio, que se sitúa en el extremo de un solar rectangular de la universidad próximo al parque Central, es un bloque rectangular paralepipédico de 40 metros de largo, 27 de ancho y 15 de alto, con orientación noroeste – sureste en su mayor dimensión.

La Biblioteca Beinecke de Libros Raros y Manuscritos encierra algunos de los incunables, papiros y originales más extraños del mundo, una porción escrita de un pasado que conviene conservar y un regalo para investigadores del medievo y Renacimiento. Además, se convirtió en el depósito de libros de la colección de Yale impresos en cualquier lugar antes de 1800, libros impresos en América Latina antes de 1751, libros impresos en América del Norte antes de 1821, periódicos y folletos impresos en los Estados Unidos antes de 1851, tratados y folletos europeos impresos antes de 1801 y libros eslavos, de Europa del Este, del Cercano y Medio Oriente hasta el siglo XVIII, así como libros especiales fuera de estas categorías.

La Biblioteca alberga más de un millón de libros, muchos millones de páginas de manuscritos y decenas de miles de papiros, fotografías, mapas, carteles, pinturas y objetos de arte, así como un amplio material audiovisual y contenido ya en digital.

Entre sus libros más relevantes destacan un ejemplar de Alchimia opvscvla complvra vetervm philosophorum, un libro sobre alquimia escrito en latín en 1550; un ejemplar de la primera Biblia impresa de Gutenberg, regalo de la Sra. Edward S. Harkness a la Universidad en 1926, en memoria de su suegra, la Sra. Stephen V. Harkness.  El ejemplar fue adquirido por el librero y coleccionista de Filadelfia A.S.W. Rosenbach en una subasta celebrada el 15 de febrero de 1926 en las Anderson Galleries de Nueva York. El ejemplar había estado en las colecciones del monasterio benedictino de Melk, en Austria, antes de ser vendido en 1925 al librero británico Edward Goldston. Es el incunable más famoso del mundo y simboliza el inicio de la era de la imprenta. Y es que su producción dio comienzo a la impresión masiva de textos en Occidente. Tras su impresión, fueron rubricados e iluminados a mano por especialistas, lo que hace que cada ejemplar sea único.

También se encuentra el único volumen del Manuscrito Voynich, un enigmático texto anónimo del siglo XV escrito en un idioma desconocido, el denominado voynichés, que ha desconcertado a historiadores y criptógrafos desde su descubrimiento en el siglo XIX.

En 1969, el Manuscrito Voynich fue donado a la Biblioteca Beinecke por HP Kraus, quien lo había comprado de la propiedad de Ethel Voynich, la viuda de Wilfrid Voynich. Se trata de un libro ilustrado, de contenido desconocido, escrito hace unos quinientos años por un autor anónimo en un alfabeto no identificado. Algunos expertos creen que es un libro codificado. El origen del manuscrito podría ser mesoamericano, según indican algunos de los dibujos de plantas, y el hecho de que el estilo es similar al de las ilustraciones botánicas del siglo XVI en México, aunque entre las ilustraciones también hay figuras humanas. A pesar de que lingüistas de todo el mundo, llevan siglos intentando descifrarlo, nadie lo ha conseguido hasta la fecha. El libro fue descubierto por un anticuario, Wilfrid Voynich, en 1912, las pruebas de carbono 14 no dejaron lugar a dudad sobre la antigüedad del manuscrito.

Cuenta también con los archivos personales de Edith Wharton, Alfred Stieglitz, Georgia O’Keeffe, Eugene O'Neill, Ezra Pound, Gertrude Stein, Walt Whitman y Witold Gombrowicz, entre muchos otros.

La seguridad es uno de los principales retos a los que se enfrenta a diario la Biblioteca Beinecke. Por ejemplo, cuenta con sistemas de prevención de incendios que reducen el nivel de oxígeno de las salas al detectar llamas para evitar su propagación. En los 70 tuvieron que hacer frente a un problema de seguridad bastante peculiar. El centro adquirió un ejemplar que contenía larvas del llamado escarabajo del reloj de la muerte y se desató una plaga. Debido a la rareza de los ejemplares, no podían arriesgarse a usar insecticidas por lo que se optó por la congelación. Se envolvieron los libros afectados en plásticos y se sometieron a temperaturas de 36 grados bajo cero durante un par de días. A partir de ese momento, todas las nuevas adquisiciones reciben este tratamiento como medida de precaución y ha sido adoptado por otras bibliotecas para tratar sus colecciones especiales.

La biblioteca está abierta a todos los estudiantes y profesores de la Universidad de Yale, así como a investigadores visitantes.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

© El Libro Durmiente - Política de privacidad - Política de Cookies