Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Buscar en paginas

Balmis, Francisco Javier



Artículo realizado por Mariángeles Salas.

El Libro Durmiente, con motivo del bicentenario de la muerte del alicantino Francisco Javier Balmis, cirujano honorario de Carlos IV, quiere sumarse a los homenajes que este insigne personaje de nuestra tierra se merece, ofreciendo a sus seguidores su biografía, las palabras que le dedicó el escritor Javier Moro, cuando en 2016 presentó en el centro Imaginalia A flor de Piel, libro que trata sobre la figura del doctor Balmis, y poder escuchar el audio literario- Ivoox que El Viajero Accidental realizó para El libro Durmiente, y donde Javier Moro habla extensamente sobre el tema.

****

Francisco Javier Balmis, nacido en Alicante, el 2 de diciembre de 1753, posiblemente en la plaza de la Fruta (hoy de la Santa Faz), fue pionero en el estudio de las aplicaciones de la vacuna, en particular de la viruela, considerada una de las enfermedades que más muertes ha causado a los hombres.

Hijo de un cirujano-barbero de ascendencia francesa, ingresa a los 17 años en el Hospital General de Alicante como practicante de cirujano. En 1778 se gradúa en Cirugía y Álgebra en la Universidad de Valencia. Ingresa en la Armada, siendo destinado a los hospitales de Argel y el sitio de Gibraltar. En 1781 es cirujano del Ejército en el Regimiento de Infantería de Zamora. Ese mismo año se trasladó a México, en cuya universidad se graduó en artes, y fue nombrado cirujano mayor del Hospital de San Juan de Dios (1787-1788).

Realizó investigaciones sobre la curación de las enfermedades venéreas mediante el uso de plantas medicinales y a su regreso a España, en 1792, intentó aplicar sus resultados.

Ante la oposición manifestada por los miembros del Protomedicato en la Corte, publicó Demostración de las eficaces virtudes nuevamente descubiertas en las raíces de dos plantas de la Nueva España, especies de ágave y de begonia, para la curación del mal venéreo y escrofuloso (1794).

En 1796 publica Introducción para la conservación y administración de la vacuna, y para el establecimiento de juntas que cuiden de ella, y en 1803 tradujo la obra de Jacques Louis Moreau: Tratado histórico y práctico de la vacuna contra la viruela.

Balmis, que había seguido con expectación los logros de la recién descubierta vacuna contra la viruela, de Edward Jenner, y era consciente de los estragos que esa grave enfermedad infecciosa provocaba en América, persuadió al rey Carlos IV, y ese año la Junta de Cirujanos de Cámara aprobó su proyecto para propagar la vacuna en las colonias americanas y lo nombró director de la expedición, financiada por la Corona, que partió de La Coruña con su ayudante, el doctor José Salvany y Llopart, un equipo de cirujanos, veintidós niños huérfanos, a los que se había inoculado la vacuna para poder transportar vivo el virus inmunológico, así como con la cuidadora de los niños, Dª Isabel Sendales y Gómez.

Como director de “La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna”, Balmis recorrió, entre 1803 y 1806, Venezuela, Cuba y México, y desde Acapulco, una vez que la difusión de la vacuna ya estuvo asentada en las colonias españolas, se embarcó hacia Filipinas.

En total, 3 años de expedición que terminarían salvando la vida a millones de niños y convertirían a Balmis en uno de los médicos más importantes e influyentes y, al mismo tiempo, desconocido de la historia española.

A su regreso hizo escala en la isla de Santa Elena, en la costa oeste de África, desde donde fue introducida la vacuna en el continente, y llegó a España en 1806, donde fue nombrado inspector general de la Vacuna. En 1814 fue designado cirujano de cámara de Fernando VII y pasó a pertenecer a la Junta Superior de Cirugía. Murió en Madrid en 1819.

El descubridor de la vacuna, Jenner, fue muy claro sobre su opinión acerca de la expedición de Francisco Javier Balmis:

No puedo imaginar que en los anales de la Historia se proporcione un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este.

****

Javier Moro definió a Balmis como un hombre enérgico, de agrio carácter y provisto de una extraordinaria determinación. Contando con exiguos medios humanos (tres médicos, tres practicantes, una enfermera y veintidós niños) y económicos (España a primeros del XIX se encuentra en un proceso de declive y descomposición lo cual afectó a la financiación de la campaña), utilizó la vacuna de una manera sistemática convencido de que lograría erradicar el mal de la viruela: “Tenía un carácter de perros; con anterioridad a la expedición había residido en Méjico y conocía la tecnología de la época; era un hombre abierto que quería salvar a la humanidad y que se llevaba mal con todos. Instauró las juntas de vacunación las cuales se convirtieron en el germen de los centros de asistencia sanitaria en América. Estaba convencido de vacunar a cada negrito, a cada indio y a cada español como única vía para erradicar la viruela de forma completa y permanente. El reto de llevar la vacuna hasta América lo resolvió Balmis con una idea genial y revolucionaria: Se sirvió de unos niños no inmunizados para pasar, de brazo en brazo, el virus de la viruela durante una travesía por el Atlántico que duró semanas”.

Javier Moro ofreció datos aclaratorios que reflejaban el impacto de la viruela en la órbita hispanohablante hasta el siglo XIX: “Todas las capitales del imperio acababan atacadas por la viruela lo que conllevaba la ruina de sus habitantes y de la propia ciudad. Se estima en 95 millones de personas, en su mayoría indios, quienes murieron debido a enfermedades de transmisión (en especial debido a la viruela). Los nobles se quejaban al rey de España porque se les moría la mano de obra. La plaga de la viruela la habían llevado los españoles a América lo que, con el tiempo, había alimentado el sentimiento de independencia en las colonias. La viruela incidió más en la historia de España que cualquier otro factor, incluidas las guerras”.

Puedes leer la reseña realizada por Teresa Argilés y publicada en el blog de ELD a la novela “A flor de piel” de Javier Moro en el siguiente enlace:

https://ellibrodurmiente.org/a-flor-de-piel-javier-moro/

Puedes escuchar el podcast correspondiente a la entrevista realizada a Javier Moro, con motivo de la novela “A flor de piel” por el equipo de El Viajero Accidental.

https://www.ivoox.com/entrevista-a-javier-moro-sobre-a-flor-de-audios-mp3_rf_35556667_1.html

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail