Inicio
Contacta
Quienes somos
Decálogo
Agenda
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en Título
Buscar en contenido

Aurora Luque

Publicado el 7 de noviembre de 2021


A menudo converso con mis sueños.             

Los invito a salirse de la noche            

y se sientan, con trajes neblinosos,                

junto a mi mesa sucia de papeles.

(Interior, del poemario Problemas de doblaje, 1989, de Aurora Luque)

“Poetas y Poesías” por Mª Ángeles Álvarez.

El otoño ya se ha instalado entre nosotros y qué mejor demostración de ello que el hecho de que sobre mi cabeza lluevan castañas mientras paseo entre los cientos de árboles singulares, bellos macizos de hortensias y el sinfín de especies vegetales que conforman el maravilloso Jardín del Príncipe en Aranjuez.

El Tajo, con su lento y silencioso discurrir, enmarca este bello paisaje, mientras camino entre sus magníficas fuentes hacia el Estanque de los Chinescos, en cuyo centro se erigen, desafiando al paso del tiempo, un templete de madera y otro de corte neoclásico.

Es allí, en uno de los bancos que rodean el estanque, donde hallo el sosiego preciso para empaparme de la belleza que me envuelve y contribuir a esta con otro tipo de arte, el de las letras. En mi mochila viajera esta vez solo traigo unos cuadernos de apuntes y un poemario, Problemas de doblaje, de la poeta almeriense Aurora Luque.

Nacida en Almería en 1962, estudió Filología Clásica en Granada y actualmente imparte clases de griego antiguo en Málaga, donde reside. Su obra poética, galardonada con diversos premios entre los que se encuentran el Premio Federico García Lorca de la Universidad de Granada en 1981, Accésit al premio Adonais de poesía en 1989 o, más recientemente, el premio de poesía Loewe en 2019, tiene una clara inspiración grecolatina.

La riqueza de su ritmo se deja ver a lo largo de su obra, como también la evolución de esta, en la que el paso del tiempo le ha permitido ir profundizando cada vez más en su propia voz. No en vano sus poemas han sido traducidos al inglés, italiano, rumano, griego, alemán, francés, sueco, esloveno, chino, árabe, holandés y portugués.

Pero ante todo, su poesía destila belleza, la belleza de la realidad y del mito que se mezclan para ofrecernos piezas como esta:

Del mar, la última nota               

de la última ola desplegada                  

antes de regresar y convencernos                  

de que no habrá sirenas. 

(Fragmento de Eau de parfum, del poemario Problemas de doblaje)

O este otro, Definición del abrazo:

No temerás los odres destapados de Eolo.

Los vientos se entrecruzan tras los mares,

viajan en las borrascas, pulsan olas turgentes,

despeinan deportistas y palmeras.

Los abrazos son vientos concentrados y sabios

-mi noto tú mi céfiro mi bóreas.

No temerás las calles arrasadas,

los bosques descuajados, los altos oleajes.

No temerás los odres destapados de Eolo.

Aunque hoy quiero cerrar este post con un hermoso poema que ha llamado poderosamente mi atención, como imagino que lo hará con todos aquellos lectores de mi generación, la de los años setenta, la que creció con la literatura de Enid Blyton, la que devoró cada una de las aventuras de Los Cinco. Hoy, dedicado a todos ellos, el poema La isla de Kirrin, del poemario Problemas de doblaje. ¡Quién de nosotros, lectores, no conserva en su recuerdo esta isla de aventura!

Los leías después del viaje a la ciudad           

sobre la cama, en junio o en julio sobre todo,           

echada la persiana que dejaba filtrar              

olor de albaricoques y pintura caliente            

y una luz laminada verde oscura          

sobre las bicicletas y los páramos,                 

las mochilas, las granjas,           

el desayuno inglés, la isla de Jorgina:            

historia fabulosa de una infancia          

a punto de perderse. Porque una vez leídas             

todas las aventuras de los Cinco          

supuse que tenía que crecer.               

¿De qué sirve ser niña, si luego, en vacaciones                  

ningún bote te lleva a la isla de Kirrin?            

Tal vez ya sospechaba que los libros             

podían ser reloj o calendario                

exacto y enigmático del cuerpo.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

- Avda. General Marvá, 16 - 03004 Alicante - 965 212 241
- De lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas
- Contactar por E-mail

© El Libro Durmiente - Política de privacidad - Política de Cookies