75. Los malos del cuento de Espido Freire – 5 de julio de 2013

Crónica realizada por Mª Ángeles Salas Moneo.

presentacion 2

El pasado 5 de julio tuvimos la oportunidad de conocer y escuchar a una mujer del norte que, a través de su profunda mirada, portadora de brumas, claridad e inteligencia, nos encandiló a todos los que estábamos esperando sus palabras en el acto de presentación de su libro: “Los malos del cuento”.

salon

Con la sala llena de público, Espido explicó que, con esta “guía”, se propuso descubrir y desenmascarar a todas esas personas tóxicas, personajes venenosos que, como los vapores que posee el amoníaco, se introducen en nuestro organismo llegando a veces a intoxicarlo, hasta tal extremo, que puede hacer peligrar nuestra propia existencia.

Vampiros, brujas, psicópatas…, y una larga retahíla de grotescos seres, humanizados gracias a la mordacidad de su pluma, fueron discurriendo pacíficamente por el auditorio, que la escuchaba con expectación.

Espido, a partir de un razonamiento detenido y metódico, expuso los comportamientos más extremos de los personajes de algunos cuentos y viejas leyendas para transvasar sus actitudes y comportamientos a las conductas que mueven a las personas en la actualidad. Realmente sorprendente.

presentacion 1

También recordó algunos sucesos trágicos, y los paralelismos de sus ejecutantes con determinadas actitudes de ciertos sujetos a la hora de manipular a sus víctimas y de proceder contra ellas.

Dio un breve paseo por la historia, nos habló de reyes y reinas, de héroes y personajes bíblicos, de relaciones familiares, de sagas juveniles y de lecturas que enganchan, aun cuando la trama se cae por inconsistente.

firma 2

Decía la Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral, que para disfrutar de la lectura lo importante es que se establezca un vínculo entre el lector y la palabra escrita, y Espido Freire, la princesa que vivía entre las brumas del norte, lo estableció desde el primer momento con este magnífico ensayo.

Solo nos queda agradecer su presencia, su entusiasmo, y la promesa de volver a estar entre nosotros. Mientras, seguiremos su consejo: “estaremos alerta”.

Hasta pronto, Espido. Puedes leer la reseña a la obra en este enlace.

FacebooktwitterpinterestmailFacebooktwitterpinterestmail