Un mundo sin fin – Ken Follett

Reseña realizada por Begoña Benito:

 

 

 

 

“Los pilares de la tierra” vs “Un mundo sin fin”

Estilo

 Narraciones simultáneas de las vidas de unos personajes que se van entretejiendo en el desarrollo de la historia.

Cuando finaliza un capítulo te deja con la incertidumbre de que le pasará al personaje siempre inmerso en un acontecimiento trágico. Mantiene el interés durante toda la obra.

Mantiene el foco de interés en la rigidez del orden social medieval con permanente abuso y crueldad de los nobles y alto clero sobre sus súbditos.

Recurso a temas eróticos y escabrosos donde no faltan violaciones, adulterios y relaciones homosexuales donde se ven involucrados la mayoría de los personajes. Hasta la priora de un convento de monjas duerme todas las noches con su amante, hecho conocido y aceptado por los habitantes de la cidudad.

Presenta un sentido de justicia que va más allá de la que imparten los hombres, donde los personajes crueles encuentran la muerte que se merece y los que sufren las afrentas son recompensados y tienen un final feliz.

Anacronismo en el personaje de Caris: se rebela ante el estamento del matrimonio por considerarlo un elemento de sometimiento de la mujer; su comportamiento de heroína enfrentada  a las instituciones y hombres de relevancia es más propio de una mujer actual que de la edad media. Llega a convertirse en la priora de un monasterio de monjas mientras se muestra escéptica ante la iglesia y la figura de Dios y, a la vez, encarna todas las cualidades de la persona de ciencia moderna. Destaca en ella el idealismo anteponiendo su entrega a la comunidad a la comodidad de la vida personal.

Menor presencia que en su anterior obra de elementos arquitectónicos en el desarrollo de la trama: frente a la construcción  de una catedral, ahora recurre a elementos menores como son un puente, un hospital y una torre.

 El mundo medieval visto por los ojos del autor

 Descripción de las instituciones y de la vida cotidiana en la época medieval: Enorme capacidad para recrear el mundo del s. XIV. Al lector le resulta muy fácil vivir los sucesos de los personajes.

Catálogo de horrores: una hija que es cambiada por una vaca a los proscritos para que la prostituyan; juicios a mujeres por brujería; descripción de la pena impuesta a los ladrones de iglesias: desollamiento en vida; una mala cosecha representaba la hambruna; la guerra y todos los desastres que la acompañan; la peste y el caos que genera donde se puede hallar a una turba de fanáticos que se flagelan en público llevados por la locura para expiar sus pecados.

Imperio machista: sometimiento al marido; los médicos sólo podían ser hombres; supremacía de las órdenes religiosas masculinas; un hombre que tiene ungüentos y medicinas es considerado boticario pero si se trata de una mujer es una bruja.

Los monasterios: descritos más como elementos de poder,  gobiernos de los burgos y motores económicos, que como ámbitos propicios para la vida espiritual

Los orígenes del Renacimiento:

Comercio con Florencia: Es en Florencia donde se fragua el Renacimiento a partir del siglo XIV. De allí les vienen las nuevas ideas, vestidos, los números arábigos que utilizaban para comerciar,  el papel traído de los árabes (el cual despreciaban los monjes porque era un invento de los infieles), máquinas tejedoras, libros, los estados contables en los negocios.

Avance de la medicina y de las ciencias: frente a la visión supersticiosa de la vida se impone la observación y anotación de los síntomas y tratamientos exhaustivos impuestos a los pacientes; se recurre antes a una mujer que conoce las cualidades de las hierbas medicinales y brebajes en su aplicación a los enfermos que a conceptos caducos como los humores, las sangrías, emplastos hechos con excrementos de animales o, en último extremo, las reliquias de un santo; realización de disecciones a los cadáveres (lo cual estaba considerado como un sacrilegio); ante la ignorancia de la propagación de las enfermedades infecciosas se recurre a las mascarillas de lino y a la higiene (el aseo corporal era considerado dañino para la salud), aislamiento de los enfermos para evitar el contagio cuyo método tiene el origen en la ciencia de los árabes (motivo por el que lo rechazarán los monjes). Caris escribe un tratado médico que será conocido como “la panacea de Kingsbridge”

Clero reaccionario (representado en las sucesivas figuras del prior: Anthony, pero especialmente en Godwyn y Philemon) frente a las ideas de libertad que empiezan a aflorar (encarnadas en los personajes de Caris y Merthin). En el fondo se encuentra el debate filosófico que se dio al final de la edad media entre el determinismo que propone soportar la vida en la esperanza en el más allá y el derecho a disfrutar de este mundo. La peste puede ser vista como un castigo que envía Dios por la vida pecaminosa de los hombres ante el que hay que resignarse o como una enfermedad que hay que combatir con las herramientas que nos da la razón. Caris representa el pensamiento de Averroes, Maimonedes o Tomás de Aquino en el que la razón y la fe se reconcilian y pueden llevar a la verdad por caminos distintos.

El gobierno y administración de las ciudades (como es el caso de Kingsbridge) pasa de manos del clero a la de las cofradías con un mayordomo electo

Consecuencia positiva de la peste es la escasa mano de obra para cultivar las tierras de los nobles. Esta situación permitirá a los campesinos, hasta entonces siervos, negociar la explotación de sus tierras en régimen de libertad, pudiendo elegir lo que desean plantar, cuándo y dónde, quedando tan solo obligados a pagar un tributo por ello.

Más de un siglo de historia de la Universidad de Oxford

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail