París era una fiesta – Ernest Heminway

Reseña realizada por Begoña Curiel:

Paris-era-una-fiesta

Primer escrito póstumo de Ernest Heminway, en el que se recopilan ideas, pensamientos, anécdotas y sensaciones como hombre y escritor en un París tan atractivo como cruel, que atrajo a intelectuales que convivían entre cafés y encuentros variopintos tras la primera guerra mundial.

Probablemente si no hubieran sido escritos por Hemingway, sería complicado por no decir casi imposible que estos textos se hubieran recopilado dándoles forma de libro, donde -en mi modestísima opinión- sólo veo anécdotas a veces surrealistas, descripción de chismes, fallos, vicios y miserias humanas que dicen poco de la categoría de algunos de los escritores que el propio Hemingway menciona.

Sus personajes viven atrapados en su mundo -a veces tan sórdido que no son conscientes de ello-, parecen casi ajenos a todo, aunque la realidad pese sobre sus hombros, como los de Hemingway, que pasa a veces tanta hambre como copas de vino circulan sobre las mesas a las que se acerca, junto a sus amigos y enemigos para hablar de literatura, de la situación histórica e incluso de sus propias paranoias.

Los “apuntes” tienen cierto hilo argumental en ocasiones. Pero no es indispensable para continuar la lectura que se me ha hecho monótona y cuesta arriba. Personalmente, e insisto, sólo es la opinión de una simple lectora, es un libro que -como otros tantos que han caído en mis manos por casualidad-, casi he olvidado apenas cerré la última página.