Manifiesto de economistas aterrados – Varios

Manifiesto-de-economistas-aterrados

REFERENCIAS Y SELECCIÓN DE TEXTOS

Cuatro economistas franceses ( Philippe Askenazy, Thomas Coutrot, André Orléan y Henri Sterdyniak) han redactado un “Manifiesto de economistas aterrados”, que denuncia las estrategias seguidas por la Unión Europea durante la presente crisis, cuyo resultado es el aumento de la inestabilidad y de las desigualdades. La política correspondiente está basada, según ellos, en diez falsas evidencias, que ya se han convertido en tópico de la argumentación de los gobiernos:

1. Los mercados financieros son eficientes.

2. Los mercados financieros favorecen el crecimiento económico.

3. Los mercados son buenos jueces de la solvencia de los Estados.

4. El alza excesiva de la deuda pública es consecuencia de un exceso de gasto.

5. Hay que reducir los gastos para reducir la deuda pública.

6. La deuda pública traslada el precio de nuestros excesos a nuestros nietos.

7. Hay que tranquilizar a los mercados financieros para poder financiar la deuda pública.

8. La Unión Europea defiende el modelo social europeo.

9. El euro es un escudo contra la crisis.

10. La crisis griega ha permitido por fin avanzar hacia un gobierno económico y una verdadera solidaridad europea.

Se proponen asimismo una veintena de medidas destinadas a corregir “la visión neoliberal todavía dominante, que dibuja un mundo hecho de agentes económicos individualistas y clarividentes en competencia los unos con los otros” y que pretende que “la liberalización general de los mercados conduce matemáticamente al máximo crecimiento y a una situación económica óptima”.

Es un texto divulgativo (se puede encontrar impreso en Barataria), destinado a la vez a los expertos y a los ciudadanos, aunque corresponde a estos últimos deliberar y decidir colectivamente “los objetivos de la actividad económica, los criterios de su eficacia y los medios para alcanzarlos.”. Hasta ahora el manifiesto ha sido firmado por 3.095 economistas y profesionales.

En fin, que no nos pase nada. Aquí, de momento, ya nos ha subvenido un Estado Policial Recaudador, que en realidad no es un Estado, sino un sistema estamental de rapiña.

——————————–

En nombre de la ciencia, desde hace treinta años, se han aplicado políticas, a menudo de manera ciega, en numerosos países. En la visión neoliberal todavía dominante, que dibuja un mundo hecho de agentes económicos individualistas y clarividentes en competencia los unos con los otros, la liberalización general de los mercados tenía que conducir matemáticamente al máximo crecimiento y a una situación económica óptima. se trata sin duda de una ficción cómoda para escribir sobre modelos matemáticos, pero esta visión es un instrumento poco fiable para guiar las decisiones de los políticos elegidos por el pueblo.
———————————–
Somos conscientes de que la actual crisis es mucho más que una crisis económica. Es también una crisis social, que se destaca sobre el fondo de la crisis ecológica y geopolítica, y que, sin duda, viene a confirmar una ruptura histórica.
———————————–
Un precio financiero resulta de un juicio, es una creencia, una apuesta sobre el porvenir: nada garantiza que el juicio de los mercados tenga superioridad alguna sobre otras formas de juicio.
Sobre todo, la evaluación financiera no es neutral: afecta al objeto medido, compromete y construye el futuro que imagina. Así, las agencias de calificación financiera contribuyen en gran medida a determinar los tipos de interés en los mercados de renta fija al atribuir calificaciones cargadas de una gran subjetividad, o incluso con la voluntad de alimentar la inestabilidad, fuente de beneficios especulativos. En la medida en que hacen caer la calificación de un Estado, incrementan el tipo de interés exigido por los agentes financieros para adquirir los títulos de la deuda pública de ese Estado y, por eso mismo, aumentan el riesgo de quiebra que habían anunciado.
————————————-
Estas políticas fiscales obligaron a las administraciones públicas a endeudarse con las familias acomodadas y con los mercados financieros para financiar los déficits creados de ese modo. Es lo que podríamos llamar ” el efecto jackpot”: con el dinero ahorrado en los impuestos, los ricos han podido adquirir los títulos (que generan intereses) de la deuda pública emitida para financiar los déficits públicos provocados por las reducciones de impuestos…
——————————
(…) los “gastos fiscales” (bajadas de impuestos y de cotizaciones sociales) aumentan la renta disponible de los que menos necesidades tienen, que de paso pueden incrementar aún más sus inversiones, en especial en bonos del tesoro, cuyos intereses se remuneran mediante impuestos obtenidos de todos los contribuyentes. El resultado es que se ha creado un mecanismo de redistribución al revés, de las clases populares a las clases acomodadas, a través de deuda pública, cuya contrapartida es siempre la renta privada.
———————————-

Para que Europa pueda promover de veras un modelo social europeo, planteamos…

MEDIDA Nº17: En lugar de la política de competencia, hacer que sea la “armonización en el progreso” el hilo conductor de la construcción europea. Poner en marcha objetivos comunes de alcance obligatorio tanto en materia de progreso social como en materia macroeconómica (GOPS, grandes orientaciones de política social)

—————————–

Europa se ha construido desde hace tres décadas sobre una base tecnocrática que excluye a los ciudadanos del debate de la política económica. La doctrina neoliberal, que descansa en la hipótesis hoy indefendible de la eficacia de los mercados financieros, tiene que ser abandonada. Hay que volver a abrir el espacio de las políticas posibles y debatir propuestas alternativas y coherentes, que contengan el poder de las finanzas y organicen la armonización en el progreso de los sistemas económicos y sociales europeos.


 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail