Los últimos días de nuestros padres – Joël Dicker

de-nuestros-padres

TÍTULO DE LA OBRA: Los últimos días de nuestros padres.

AUTOR: Joël Dicker

EDITORIAL: Alfaguara

AÑO EDICIÓN: 2014

ISBN: 978-84-204-1721-9

Nº DE PÁGINAS: 408

TEMÁTICA: NOVELA DE ESPIONAJE

Reseña realizada por Mariángeles Salas.

JOËL DICKER (Ginebra, 1985) es un escritor suizo francoparlante. Pasó su infancia en Ginebra, donde asistiría a la Collège Madame de Staël. A los 19 años tomó clases de actuación en la escuela de Drama en el Cours Florent en París.   Un año después, regresaría a Ginebra para estudiar Derecho en la Université de Genève, graduándose en 2010.

A los 20 años, decidió probar suerte como escritor de ficción con el cuento corto Le Tigre, el cual sería reconocido con el Premio Internacional para jóvenes autores francoparlantes, siendo publicado en una antología que recopilaba el trabajo de otros ganadores.

En 2009 terminó su primera novela, Los últimos días de nuestros padres que no llegó a ser publicada, con ella resultó ganadora del Prix des Ecrivains Genevois.

En 2012, finalmente publicó Los últimos días de nuestros padres y La verdad sobre el caso Harry Quebert que ha sido reconocida con el Grand Prix de Roman de l’Académie Française y Prix Goncourt des Lycéens. Y en 2015 Le Livre des Baltimore.

 Los últimos días de nuestros padres

—Papá, ¿un día habrá guerra de nuevo?

—Seguramente.

—Pero, entonces, ¿qué deberé hacer?

—Lo que te diga el corazón.

—¿Y qué te dijo el corazón a ti durante la guerra?

—Que fuese valiente. El valor no es no tener miedo: es tener miedo y a pesar de ello resistir.

Este dialogo es el resultado final de una novela, la primera de Dicker, que tiene como telón de fondo la Segunda Guerra Mundial. En ella,  narra con meticulosidad la historia real del SOE (rama del Servicio Secreto Británico creada, por Winston Churchill en 1940, para luchar contra los nazis en la Europa ocupada).

Capítulo a capítulo vamos conociendo cómo el SOE prepara, para llevar a cabo acciones de sabotaje desde el interior de las líneas enemigas, a jóvenes voluntarios tras entrenamientos brutales, y como solo unos pocos llegan a ser los elegidos. Entre ellos Paul-Émile, Palo para los compañeros, que abandonó París, rumbo a Londres, igual que muchos otros, con la esperanza de unirse a la Resistencia, y con la imagen de su padre en la retina y siempre grabada en el corazón.

Dicker pone mucho énfasis en detallar a los personajes, hasta tal punto, que sus amores, frustraciones, tristezas, logros y remordimientos de conciencia, van atrapando al lector que llega a empatizar con todos ellos y, sobre todo, con lo que ansían: liberar al pueblo francés de su opresor.

Si alguien pretende encontrar en esta novela la historia adictiva, imaginativa y con sorpresas como en La verdad sobre el caso Harry Quebert, no la encontrará; sin embargo esta obra es el fiel reflejo de todos aquellos hombres y mujeres que lucharon por la libertad, que amaron, sufrieron y, muchos de ellos, fueron sometidos a torturas por parte del enemigo, sin llegar a perder en ningún momento su valentía.

Dicker nos sigue emocionando con su manera de narrar.

“Si los hombres fueran menos tontos, no habría guerras. Palo asintió con la cabeza: Sí, papá”.