La mano invisible – Isaac Rosa

Reseña realizada por Begoña Curiel:

irosa

TÍTULO DE LA OBRA: LA MANO INVISIBLE

AUTOR: Isaac Rosa

EDITORIAL: SEIX BARRAL

AÑO DE EDICIÓN: 2011

ISBN:9788432209338

Nº DE PÁGINAS: 384

TEMÁTICA: Narrativa Española. Realista

Isaac Rosa es un escritor español nacido en Sevilla en 1974. Vivió en Extremadura y actualmente reside en Madrid. Es columnista habitual de Eldiario.es, colabora con la Cadena Ser y la revista mensual La Marea, entre otras publicaciones. Fue columnista del diario Público y de la revista Satírica El Jueves.

Su novela El vano ayer (2004, Seix Barral) ganó en 2005 el Premio Rómulo Gallegos en competencia con otros autores españoles como Almudena Grandes, Andrés Trapiello o Juan Bonilla. El reconocimiento de la crítica fue generalizado. Su novela El país del miedo (Seix Barral, 2008) resultó ganadora del VIII Premio Fundación Juan Manuel Lara. Otras obras de este autor:

El ruido del mundo [Extremadura 1936]. El gabinete de moscas de la mierda (1999, Universitas Editorial). Coescrito junto a José Israel García Vázquez. La malamemoria (1999, Del Oeste Ediciones). ¡Otra maldita novela sobre la guerra civil! (2007, Seix Barral), reedición ampliada de La malamemoria (1999). La mano invisible (2011, Seix Barral). La habitación oscura (2013, Seix Barral)

Otros géneros

Adiós muchachos (1998, teatro)

Kosovo. La coartada humanitaria: antecedentes y evolución (2001, Ediciones Vosa, ensayo). Coescrito junto a Aleksandar Vuksanovic y Pedro López Arriba.

Otros Premios

2004, Premio Ojo Crítico de Narrativa otorgada por RNE.

2004, Premio Andalucía de la Crítica.

2013, Premio Cálamo “Libro del año” por La habitación oscura.

2014, Premio de la Revista Quimera al mejor libro de narrativa del año por La habitación oscura.

9788432209338

Pasaba las páginas y seguía preguntándome ¿qué es esto? ¿Una novela, un experimento, un ensayo, una reflexión, todo a la vez…?

Avanzando empiezas a comprender que Isaac Rosa quiere contarnos quiénes son los curritos, los trabajadores del montón, los que tanto conocemos, tan anónimos que no tienen ni nombre.

Rosa “encierra” en una nave a personas-oficio: carnicero, teleoperadora, mecánico, camarero, albañil… donde son observados por un público al que no pueden ver. Es un “Gran Hermano Laboral” donde los participantes -tienen que pensar cómo llegar a fin de mes, como todo buen currante anónimo que se precie- están cegados por los focos que esconden a los mirones, aunque no pueden hacer oídos sordos a su rosario de reacciones.

Una vez hecha la composición de lugar, comienza “el juego”, en el que nos agotamos con la descripción detallada, a veces cansina de los movimientos de cada uno de los ejecutores de cada oficio. Hasta encadena sus onomatopeyas, construyendo una especie de canción con los sonidos que cada uno desprende. De eso se trata precisamente. La reiteración es un recurso del autor para que nos traslademos a la ingrata y fría mecanización del trabajo, para que nos empapemos del proceso de deshumanización que conlleva la labor reiterativa y la falta de creatividad a lo que se suma la ausencia de cara de un empleador oculto en la sombra.

Albañil, camarero, teleoperadora, trabajadora coloca-piezas de cadena de montaje… empiezan a pensar… demasiado (esa mala costumbre que tenemos muchos trabajadores y que tan poco gusta a la mano que te da de comer) y se da un paso más en el que el trabajador se siente arrollado. Las reflexiones de sus trabajadores sin nombre, llegan perfectamente al  lector, creándole el amargor del que se llena, cada vez más, la boca.

No obstante, el autor nos invita en ocasiones a que viajemos a las vidas de los anónimos que sin querer están formando debate aunque sean “bultos con ojos” que… a nadie importa, o sí. El lector decide.

La ficción es figurada porque la realidad que nos cuenta Isaac Rosa no sólo existe, sino que abunda tanto como la capacidad permanente e infinita de algunos, de convertir a personas a seres insolidarios, sin alma, en tan poquita cosa, que te hace pensar “esto es un asco”.

Da lo mismo si la definición de esta obra es novela. El concepto es tan personal como la reflexión que genera. En todo caso y aunque sirva para confirmar la náusea -cada día más grande- que sobreviene ante el macabro espectáculo laboral que nos asola,  “La mano invisible” es un trabajazo de Isaac Rosa, una obra diferente y singular.