El Astur – Vera Murillo, Manuel

Cuando os vi por primera vez, don Víctor, alto, rubio, con vuestro jubón de brocado, resiguiendo el mandoble con la piedra de amolar, pensé que erais la reencarnación del Cid. Fue hace más de dos años, durante el torneo que se celebró en aquella remota dehesa castellana. Vos ibais a participar y yo, que por entonces era solo un infante, fui llevado a vuestra tienda para serviros como escudero.

» leer mas...

Biografía de un personaje – Montera, Rodrigo Alberto

Sus padres eligieron un nombre sencillo, corto, más bien común: Juan. Y eso fue lo único que recibió de ellos, ni siquiera un abrazo o un apellido de juguete, sus padres lo abandonaron en una casacalleesquinaboteviejoconunanotamalescrita (llevaban prisa): se yama Juan que dios o su pinche madre nos perdone… lo recogieron unos brazos anónimos, le tendieron una cuna de periódicos, le dieron a beber basura de leche y lo vistieron para que ocultara el pito y sus otros pecaditos y cuando aprendió a escupir palabras, a tejer preguntas, lo primero que hizo fue preguntarse ¿Juan qué? Juan Nada, le respondieron otros Nadas que lo vieron desenrollarse sin cariño y sin esfuerzo.

» leer mas...

El abrazo de Rubén – Montera, Rodrigo Alberto

– Hace muchos nombres que no nos vemos.

Eso dice. Nombres. Antes de que termináramos la relación comenzó a decir cosas así, como que hacía mucho que no me cepillaba las heridas o que de vez en cuando no nos vendría mal tomarnos una copa de tino.

La verdad no sé hace cuántos nombres no lo veo. Él me llamó para saber si estaba con alguien, le dije que no y supuse que él tampoco y que por eso me había buscado. Después propuso vernos, y aquí estamos, en un café que ninguno de los dos conocemos. En una zona sin recuerdos.

» leer mas...

Benito, Mayka – “El sendero”

Algo había cambiado. Tus rasgos denotaban la dureza y la insensibilidad de un ser cegado por la emulación de gestos gratuitos que sólo conllevan decadencia, tristeza y desesperanza.

Deambulabas como un zombi, sin rumbo, con pocas cosas que decir y muchas que esconder.  En lo más recóndito de tu naturaleza humana, no había resquicio de luz y tus pasos decididos no presagiaban nada piadoso.  Te seguí y observé ese imperturbable aspecto que vestía tu persona, tus ojos miraban pero no querían ver, preferías una ceguera infringida para no tener que afrontar los verdaderos temores que envolvían tu alma.

» leer mas...

Rosso del, Liliana – “Cuando abrió los ojos, creó el mundo…”

“Cuando abrió los ojos, creó el mundo…”

En la inmensidad de la eternidad unos seres hechos de luz buscaban una ocupación, puesto que sin tarea ni misión les sería imposible salir de aquel lugar. Uno tras otro, fueron encontrando labor: controlar las aguas, avivar las llamas, esparcir los vientos, propagar la vida… y muchas más labores. Uno tras otro, aprehendían su oficio y las puertas se abrían para iniciar el viaje.

Pero un grupo de entes especialmente brillantes deambulaban sin encontrar nada que les resultase satisfactorio.

» leer mas...

Vidal Casta, Isabel -“Una mujer especial”

Ella era brillante, por dentro y por fuera. Sí, porque de ella emanaba una luz.

Era imposible que sintieras ningún malestar a su lado.

Todo era armonía en donde ella estaba. Me pregunto cómo lo haría, si era su sonrisa, o su pequeño e inquieto cuerpo. Tal vez sus libres carcajadas, la caricia que nunca te faltaba. Tal vez su mesa, en la que siempre tendrías un delicioso y generoso plato, fueras quien fueras mientras te conociera.

» leer mas...

Salas, Mariángeles – “Niebla”

Que el tiempo transcurre y no hay manera de volver atrás, es un hecho demostrable; que podría decir, de manera más solemne, que el tiempo avanza de manera inexorable y no hay nada que podamos hacer para modificar su curso, también. Pero lo diga como lo diga, el tiempo, por desgracia, hará garabatos en mi piel y en mis neuronas.

Rufo, mi gato, pura sensibilidad felina, acaba de saltar al sofá porque me ha oído suspirar, y lo comprendo, también yo me he sobresaltado. Dicen los entendidos que los suspiros son señales emocionales, pero, hoy, ni estoy enamorada, ni triste, ni tengo ansiedad.

» leer mas...

Antón, María del Mar – Un día cualquiera

Despertó en ese estado de ensoñación semiinconsciente que dejan los últimos sueños: había tomado un tren para ir a Valencia, pero éste, extrañamente, cambiaba su destino para llevarle a Albacete, sin que sus protestas consiguieran que el tren se encaminara al destino deseado. El desasosiego del deseo contrariado aún estaba presente y con un impulso de rabia se levantó de la cama; inmediatamente sintió, la rigidez habitual de sus articulaciones; la ducha caliente le despertó totalmente, tras lo cual inició los ritos diarios del desayuno. En esos momentos todo lo no previsto le disgustaba; cada paso debía seguir la rutina de todos los días. Pero esa mañana nada era igual. La cafetera no tenía café, el cartón de leche se terminó a mitad de llenar la taza, la mermelada siguió el mismo camino y una mueca de contrariedad se le clavó en el rostro.

» leer mas...

Jurado, Tati – “Una vida mucho mejor”

Aquellos trazos oscuros no me decían nada. Ningún indicio, ninguna revelación. Sin embargo los ojos permanecieron largo rato observando su recorrido, su grosor. Decenas de puntos marrones formando diferentes figuras. Imágenes indescifrables concentradas sobre todo en el fondo. Las que menos me preocupan, pensé recordando las indicaciones que la mujer pelirroja con nariz aguileña le había dado a la chica […]

» leer mas...
1 2 3 6