El viaje al poder de la mente – Eduardo Punset

9788423344253

 

 

 

 

Reseña realizada por Antonio Lozano:

Demos la bienvenida al mundo de la ciencia. Este ámbito del saber, cada vez más presente en lo cotidiano de nuestras vidas, cuenta con un divulgador de excepción. El señor Punset se ha convertido, gracias, entre otros méritos, a la emisión semanal del programa Redes, en un intermediario entre la elaboración científica de los investigadores más prestigiosos y una legión de españoles curiosos cuyo número aumenta de manera continua. Ahora resulta que un libro acerca de los últimos descubrimientos sobre los secretos mejor guardados del cerebro se convierte en la obra de no ficción más vendida en España. Algo está cambiando.

La ciencia es cosa seria. Sus postulados deben restringirse a una pequeña élite capaz de apresar sus formulaciones. O, tal vez no. Eduardo es capaz de provocar con afirmaciones que trasgreden aquellos cimientos que creíamos inamovibles. Nos divierte gracias a un ingenio que huye de lo encorsetado y nos conmueve con historias que nos permiten observar los avances científicos en el comportamiento humano. No faltará quien piense que sus libros, al someterlos al esfuerzo de la adaptación para los no iniciados, están faltos de la profundidad que requieren estos temas. Dirán que su lenguaje no reúne la precisión de los escritos científicos y que, en definitiva, se ha servido de los descubrimientos de terceros para su interés personal. En cualquier caso, ajenos a las disputas y envidias que siempre acompañan a los triunfadores en este país, seremos agradecidos con la labor de quien ha hecho comprensible un mundo regido por la razón, la lógica, las matemáticas y, ahora podemos decir también, por las emociones y el inconsciente.

En este libro nos estamos refiriendo a los grandes descubrimientos de los que nadie habla y que, no obstante, han transformado la vida del ser humano corriente hasta niveles inimaginables. Estamos mencionando el poder de la mente porque de su conocimiento depende que pueda controlar su propia vida. Así ocurrió cuando descubrimos que no éramos el centro del Universo; que el cerebro está preparado, aunque no le guste, para cambiar de opinión; que construimos el futuro en torno al pasado; que no todos los sistemas irracionales de la mente son inválidos; que estamos programados mentalmente para ser únicos y que, tal vez, en ello resida la explicación de nuestra capacidad infinita para hacernos infelices. Y, finalmente, que al cambiar todo a nuestro alrededor, incluida la estructura de la materia, difícilmente no íbamos a cambiar nosotros también.”