El vacío – Andrés Flores

Reseña realizada por Teresa Argilés:

ANDRÉS FLORES

Nacido en la Isla de León, Cádiz, Andrés Flores pasó la infancia viajando por toda España hasta que la familia se asentó en Alicante. Se licenció en Historia, en la especialidad de Humanidades Contemporáneas. Durante diez años fue profesor y copropietario de una Academia de Enseñanza. En la actualidad ejerce como Coordinador de Inglés extraescolar de Catania, una empresa dedicada a la educación centrada en el colegio Don Bosco, Salesianos de Alicante.

TÍTULO DE LA OBRA: EL VACÍO

AUTOR (A): ANDRÉS FLORES

EDITORIAL: SLOPER

COLECCIÓN:  LA NOCHE POLAR

AÑO DE EDICIÓN: 2017

ISBN N.º: 978-84-945883-8-9

N.º DE PÁGINAS: 154

TEMÁTICA: MEMORIAS (BIC:BM)

PRECIO: 14 €

ENCUADERNACIÓN: TAPA BLANDA

Andrés Flores, autor de El vacío, sin orden ni concierto, ha plasmado su dolor ante la pérdida de su hijo.

El que no haya tenido un orden lógico en su narración, considero que ha sido normal. Los sentimientos que se le agolpaban en su corazón y su cabeza tenían que salir. Con una forma sencilla de narrar su dolor trasmite lo que no supo abordar con entereza.

Con amplitud de detalles y siempre en primera persona quiere contar a sus lectores lo que el tiempo y la serenidad le han permitido narrar. No tiene una trama ni un desenlace. Desde un principio, su héroe, su primer hijo, le pone ante el dilema de no saber cómo reaccionar; cómo hay alguien que es más fuerte que él y no se derrumba ante los momentos más difíciles que se le presentan y que el considera ahora que fue cobarde.

Ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero nunca se acaba su dolor. Sus otros hijos, a los que ha inculcado la no existencia de un hermano mayor, lo ponen en el disparadero. Los médicos, mucho tiempo después, también le hacen recordar aquello que no lograron conocer en su momento, y para lo que no se halló solución. Ellos, a partir de las investigaciones que desarrollan, llegan a denominar con el nombre de pila de su hijo la enfermedad rara que padeció.

Su mujer adquiere atributos de verdadera heroína, madre de sus hijos a la que admira por su valentía y su lucha durante el tiempo que vivió el primogénito.

Espero leer más cosas de Andrés para ampliar mi criterio y valoración sobre sus escritos. No trato de enjuiciar sus sentimientos, aunque reconozco su valentía al poner en estas 154 páginas lo que no pudo expresar en su momento.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail