El peso del corazón – Rosa Montero

Reseña realizada por Begoña Curiel:

_9788432224195_070fa02b

Título: El peso del corazón

Autor: Rosa Montero

Editorial: Seix Barral

Editada en 2015

N de páginas: 400

ISBN 9788432224195

La escritura es un escenario ideal para los sueños porque te los puedes inventar. Es un gusto idear un mundo imaginario en el que te sacas personajes de la manga. Rosa Montero ha creado el de la detective Bruna Husky en un Madrid con cien años más. Y con ella, un futuro plagado de seres donde se mezclan humanos y replicantes -como la protagonista-, entre otros.

Es un relato futurista porque se desplaza un siglo hacia adelante y la tecnología permite ¡hasta la teleportación! Pero en el fondo, difiere poco de la batalla de nuestros días porque los intereses que colisionan en este mundo que conocemos, persistirán para siempre, aunque sea con distintas formas.

Para explicarnos esta moraleja sumerge a Husky en la resolución de un caso tan complejo como sus desvelos permanentes por la muerte. Su vida es corta comparada con la de los humanos y esa estrechez de tiempo “real” es la metáfora de la cárcel en la que está enjaulado el tigre de la portada del libro.

Está obsesionada por la muerte, por la finalización de su vida más que por vivirla pese a que la función de los replicantes sea ante todo, la acción, la aventura. Y desde luego, que la tiene, porque el caso la lleva hasta una trama de dimensiones internacionales donde el quebradero de cabeza -entre otros- es una gigante tumba de energía nuclear.

No me interesa de esta novela tanto la investigación, como la simbología que representa Husky: la de la contradicción, en la que se debate contra sus propios sentimientos, aunque se supone, que no está en el mundo para “sentir”. Esta novela es una continua metáfora que a todos nos atrapa: debatirnos entre lo que debemos pensar y no debemos pensar, entre lo que sentimos y no deberíamos sentir.

Y por supuesto, en el centro de todo este debate interior está el amor. Cómo no, aunque es cierto, que me hubiera gustado que no sólo se centrara en el de los adultos. Seguramente, esperaba que la fría y supermegaheroína Bruna se derritiera con la menor de la que debe hacerse cargo, como un daño colateral en su historia. Me resulta irritante, desquiciante, la espera de la niña a lo largo de la novela para que su “benefactora” termine de contarle su cuento.

Fuera de las ramas que se unen y entrecruzan en El peso del corazón -gusten más o menos-, lo cierto es que Rosa Montero disfruta con el mundo de ficción que ha surgido de su mente y sus cualidades como escritora. Un mundo bien construido pese a la complejidad que encierra, que garantiza entretenimiento.

Pero reconozco que la ciencia ficción no es lo que más me tira y puede que lo más idóneo habría sido comenzar por Lágrimas de lluvia, la “primera” parte en la que Montero inventó a Bruna, aunque son muchos los que aseguran que, son historias independientes. No lo sé, pero en todo caso, ya no lo podré saber porque es El peso del corazón el que primero ha caído en mis manos.

Sea como sea, confieso que me gusta más la Rosa Montero que hasta ahora había leído. Puede que -como he dicho antes- influya el hecho de que éste, no sea mi género favorito, pero en todo caso, es y seguirá siendo una de las escritoras españolas que más admiro.