El bolígrafo de gel verde – Eloy Moreno

 

Reseña realizada por Jordi Gurrera:

Soy de los que creen que los libros nos encuentran. Esto me sucedió el pasado verano con el libro, El bolígrafo de gel verde de Eloy Moreno. Tras leer el libro, La mano de Fátima de Idelfonso Falcones, buscaba un libro no tan denso, sencillo, de fácil lectura y que, al mismo tiempo, transmitiera algo. Una vez leído el “historial” del autor en la contracubierta y ojear unos párrafos allí donde se abría el libro (pág.87, 105,162), decidí leerlo.

Como Socio del  Club del libro Durmiente aconsejé la lectura de este libro como propuesta del libro del mes. Nada más finalizar la reunión/debate del mismo me han propuesto que escriba una sinopsis del libro.

Sin ser un erudito en estos temas literarios intentaré transmitir la “huella” que el  libro de Eloy Moreno me ha dejado después de su lectura.

Es un libro de lectura sencilla, escritura fresca, llana que, utilizando palabras muy cotidianas, facilita la comprensión para cualquier lector. El libro relata, en formato de diario personal,  una historia en un entorno muy común a la mayoría de seres humanos del mundo “desarrollado”. Puede ser una historia real que esté pasando, en este momento, muy cerca de nuestro entorno social.

La novela nos revela una historia, desde la perspectiva del protagonista, contada en primera persona. Este ardid literario del autor provoca que el lector se sienta identificado con el protagonista sin nombre propio.  Nuestro protagonista comienza su historia, desde la inocencia de su alegre infancia disfrutando de las vacaciones en Castilla la Mancha y el Valle de Arán, hasta la cobardía de un niño adulto que no sabe afrontar con decisión los problemas cotidianos del ser humano por la falta de comunicación personal y confianza en el  trabajo, pareja, hijos, amigos/as.

Desde su puesto de trabajo, como jefe de departamento de informática, vive holgadamente teniendo todo lo que en la sociedad actual todos deseamos alcanzar para mantener el estado del bienestar que nos han inculcado: casa propia, BMW o similar, su mujer Rebeca que se decidió por él y no por su amigo José Antonio, un hijo que apenas ve media hora al día y algún fin de semana porque la dedicación al su trabajo para mantener este estatus social no le permite disponer de más tiempo para estar con los suyos.

¿Les suena familiar esta descripción?

El entorno social y laboral del protagonista nos comenta en su diario que es repetitiva, monótona y aburrida. Su vida personal con Rebeca va perdiendo chispa “- …..juntos en la cama y tan distantes al mismo tiempo ….-“. La llama incandescente que debería brillar en  su coexistencia, como la pareja de los grandes logros de juventud, se va apagando.

A pesar de que el personaje de la novela ha triunfado en la vida social no es feliz e inconscientemente entiende que debe cambiar, que no puede seguir así. No sabe cómo, ni de dónde tomar ejemplo porque el paradigma del éxito ya lo ha conseguido y no es feliz.

Parece ser que la educación que ha recibido desde su infancia ha sido la de triunfar en la vida  estudiando  la carrera que aporte mayores beneficios económicos, sin tener en cuenta la educación de valores humanos tan olvidados en la enseñanza actual y trabajar en aquello que le guste para desarrollarse en todos los sentidos, sean profesionales como humanos.

En esta disyuntiva, como el personaje del libro es un muy “corto de miras”, utiliza un fetiche en forma de bolígrafo de gel verde para descubrir quién le quita o cambia sus bolígrafos en la oficina y quién o quienes le intentan boicotear.

Gracias a esta “locuaz iniciativa” del protagonista sin nombre propio, decide investigar al resto de la oficina para averiguar quién le ha quitado su bolígrafo de gel verde.

De este modo, a medida que el protagonista se va enterando de la “vida” de sus  compañeros de oficina y de su jefe Don Rafael, el autor del libro nos describe, de forma minuciosa, cual guión cinematográfico se tratara, todo el entorno que ve el protagonista. Nuestro protagonista consigue transmitir al lector esta  obsesión, a modo de fijeza maniática, por los detalles que va encontrando cuando se queda y permanece en la oficina más allá de su horario.

La pareja está rota por el comportamiento infantil del protagonista. No es consciente del mal que está haciendo a su alrededor y a su entorno familiar; vive para él y sólo para él.

El protagonista refleja su cobardía en varios momentos del libro, en los cuales, cualquier ser con valores humanos básicos  no dudaría en  ayudar al prójimo. Mientras, el protagonista no sabe ver más allá de su ombligo centrándose en su obsesiva desesperación para encontrar su boli de gel verde perdido y descubrir quién o quiénes se lo esconden.

A semejanza de la cabaña que construyó en la infancia con su amigo Toni,  el protagonista, como es muy “corto de miras”, construye un plan para dar a conocer al resto de la oficina el secreto que guarda Don Rafael. Con ese fin avisa a todos los departamentos para que visionen un enlace en tiempo directo en YOU TUBE (el protagonista es informático).

Después del escándalo, el protagonista sin nombre ya no puede volver a la oficina ni tiene familia que lo quiera e inicia una escapada hacia la autodestrucción personal.

El protagonista huye de forma inconsciente para recuperar su pasado de felicidad  hacia una meta situada en el Valle de Arán donde pasaba sus vacaciones de verano junto su amigo Toni.

El autor nos describe, magistralmente en forma de guión cinematográfico, el viaje del protagonista, un hombre de ciudad sin preparación física alguna,  en su huida a un lejano lugar. Para ello debe adentrarse en unos senderos tortuosos para llegar a su “meta”. Sufrirá para alcanzar la meta (refugio) donde pasar las gélidas noches, ya que no va preparado para las bajas temperaturas. Por el camino se encuentra con otros viajeros que ya no desean seguir el camino de la vida y se quedan por falta de fuerzas.

El autor nos describe la similitud del viaje del protagonista del libro con el  símil del viaje a nuestro interior que debemos hacer si queremos conocer el motivo de nuestra existencia. Nos recuerda que muchas veces debemos viajar sin estar preparados para ello porque hay vida antes de la muerte, y  como es obligado  hacer este viaje, mucho mejor hacerlo antes de dejar de existir.

El protagonista no va preparado para la sobrevivir  en la alta montaña. Perdido y sin luz ya no puede más, las fuerzas le abandonan, se encuentra al borde de la muerte o del suicidio. Una muestra de su cobardía y cinismo la vemos cuando es ayudado por personas sin nombre ni apellidos,  debido a su estado de “shock”, y él cree que le van a robar porque nunca ha tenido el valor de querer ayudar a los demás. Su actitud es el producto del paradigma del triunfo social en una sociedad que pregona el estado del bienestar material.

Finalmente, el protagonista debe “soltar” el lastre de la mochila de toda su vida anterior para reencontrase con el valor de la amistad y del amor que ya había olvidado. De igual manera, habrá de recordar otros tantos valores básicos que se olvidan en el camino de la vida, circundado en unos pocos kilómetros cuadrados que, a veces, limitan nuestra propia existencia.

El final del libro resulta un tanto cinematográfico (podría decirse al estilo yanqui). Aunque, personalmente  la lectura del final del libro me tocó la fibra emocional. Leyendo el guión cinematográfico de Eloy Moreno lo estaba viendo como un película.

“…..mudo,  le miré a los ojos ……….. fuera seguía lloviendo y dentro también ……..-”

Bajo mi punto de vista, el mensaje del libro refleja que cualquier idiota, como el protagonista sin nombre del libro,  puede salir de la espiral del paradigma del estado del bienestar material para ser plenamente feliz y hacer feliz a los demás, sin más pretensión que el vivir plenamente.

“-……… Cuando las cosas no van como esperamos, nos empecinamos en cambiar de personajes, cuando lo único que hay que hacer es cambiar de historia …………. Desgraciadamente, hay demasiadas personas que, por las noches, cuando se acuestan y apagan las luces, son incapaces de encender el silencio ………-“

Gracias Eloy por encender la voz del silencio.

Diógenes cada vez que pasaba por el mercado se reía porque decía que le causaba mucha gracia, y a la vez le hacía muy feliz, ver cuántas cosas había en el mercado que él no necesitaba.

Un libro jamás debe dormir en una estantería; un libro, cuando lo abrimos, es vida.

Reseña realizada por Cristina Calvo:

“El bolígrafo de gel verde” es la primera novela de Eloy Moreno. Es una de esas novelas que todos tenemos dentro, un relato lleno de experiencias y de emociones que el común de los lectores pueden entender muy bien.

En primera persona, y sin que el lector llegue a conocer su nombre, el protagonista nos cuenta la historia de cómo se vio atrapado en la rutina de una vida cotidiana, previsible, neurótica que lo ahogaba hasta el punto de tener la necesidad imperiosa de romper con todo y comenzar de nuevo.

Estamos ante la historia de una crisis de un hombre de mediana edad que se da cuenta de que su vida se reduce a madrugar, viajar en coche en medio de un atasco, llevar a su niño a casa de los abuelos, trabajar muchas horas en una oficina casi sin comunicarse con nadie y llegar agotado a su casa donde su mujer, también agotada, le recibe con bastante indiferencia. En esas circunstancias no consigue valorar lo que tiene, pero sí echa en falta todo lo que no tiene. Día tras día, nuestro protagonista sigue haciendo su rutina diaria aparentemente sin cambios, a no ser por su fijación por el bolígrafo que le ha desaparecido de su mesa y que él intenta encontrar de forma obsesiva, lo cual provocará una mirada a su entorno y el comienzo de todo.

Narrada en forma de diario, de lectura fácil y entretenida, el autor consigue sumergirnos en la vida de este hombre desesperado, haciéndonos cómplices, interlocutores y confidentes suyos. Páginas y páginas de rutina y cotidianeidad que podrían resultar tediosas, pero que no aburren en absoluto a pesar de la repetición previsible, y que acaban por convertirse en una historia de intriga y suspense.

La narración se divide en tres partes: los recuerdos de la infancia que entroncarán con su vida reciente, la crisis propiamente dicha, y la huida de su realidad y posterior desenlace, todas con una lograda conexión entre ellas. El final sería tema de debate, muchas preguntas quedan en el aire y muchas dudas sobre si se puede o no comenzar de nuevo.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail