Diario de una sombra – María García-Lliberós

Reseña realizada por Teresa Argilés:

portada diario de una sombra copyTÍTULO DE LA OBRA: DIARIO DE UNA SOMBRA

AUTORA: MARÍA GARCÍA-LLIBERÓS

EDITORIAL: SARGANTANA

AÑO DE EDICIÓN: 2015

ISBN Nº.: 9788494446139

Nº DE PÁGINAS: 314

TEMÁTICA: Narrativa Actual

El diccionario de la Real Academia de la Lengua, alberga diferentes definiciones del vocablo sombra, una de ellas dice: “Aparición fantasmagórica de la imagen de una persona ausente o difunta”.

Esto es lo que le ocurre a Gabriel Pradera Blasco. Sus mentiras de la juventud vivirán soterradas en él hasta el fin de sus días. Pero… estos, ¿serán precipitados? O, ¿finalizarán con su vejez?

La ambición puede matar a las personas, cuyo fin pueden preferir a verse humilladas ante los que creen que un ser poderoso puede dejar de ser lo que creían que era… una persona honesta e intachable.

La nueva novela de María García-Lliberós está ambientada en la España que va desde los años setenta hasta el primer decenio del nuevo siglo. Refleja muy bien los tabúes de la época. Lo que le importa a una clase de la sociedad acomodada en contraste con la lucha que sostiene la otra clase, la clase media o media-baja, también con sus estigmas y el miedo al que dirán.

He entresacado algunas frases en las que cataloga muy bien el nudo de la narración: “El poder te hace fuerte, y el temor a perderlo frágil. Somos responsables de nuestra historia y el resultado de nuestro pasado”.

Es una lectura entretenida y nada descabellada, donde entre líneas deduces que la ambición de las personas les puede llevar a límites insospechados, sobre todo cuando alguien quiere conocer todo lo que desconoce de su vida.

La autora juega con el relato en primera persona de los recuerdos presentados en cartas y en tercera persona de la situación que vive el portador de estas cartas con la intención de desenmascarar al poderoso bróker de la finanzas Gabriel Pradera. Utiliza dos tipos de narración, dos estilos diferenciados, el pasado con párrafos más cortos y pausados y en el presente los hace más extensos, como queriendo dar más contenido a la narración.

Si bien en su anterior libro, Babas de caracol, nos planteaba una trama más compleja, en esta nos lo pone más sencillo, pero no por ello, menos interesante.