Curiel, Begoña – “Roto”

11862172Dime para qué sirve un puente roto si no puedes cruzarlo.

A mitad de camino se caen las ganas al vacío porque no llegas al otro lado.

Maldita la hora en la que mis pies se posaron en sus tablas porque no terminé de recorrerlo.

Un puente roto es el pájaro en una jaula. Sus alas no sirven  porque chocan contra los barrotes y se laceran tras el impacto que no permite extenderlas.

Por eso vuelvo a maldecir la esperanza que se quiebra por razones que no son nuestras. Por motivos de los que no soy culpable; por barreras que yo no instalé.

Dime para qué sirve un perro que llora por el dueño que lo abandonó en la carretera. Por mucho que espere nunca llegará la ansiada caricia, aunque mantenga la esperanza.

Por eso grito contra el autor de tanto desatino: barrotes de jaula, puentes sin la otra orilla y amor de animal no correspondido.

Sólo porque no quiero terminar con odio, rebuscaré en la capacidad del perdón para volver a comenzar de nuevo. Porque, a pesar de todo, la esperanza siempre merece la pena.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail