Claravana y Garriga, Adolfo

Autores alicantinos por Mariángeles Salas:

Adolfo Clavarana

Adolfo Claravana y Garriga, publicista, escritor y poeta, nació en Orihuela, el día 9 de septiembre de 1844. Hizo allí sus primeros estudios y en 1863 se graduó como perito mercantil. El 14 de marzo de 1874 terminó la carrera de de Derecho en Salamanca. Un año después se  matriculó en el Colegio de Abogados de Orihuela. Fue secretario del Ayuntamiento de la ciudad y logró un bufete prestigioso que llegó a calificarle como uno de los mejores abogados de la comarca.

A los 33 años orientó su vida hacia nuevos principios y comenzó a combatir los ideales que hasta entonces había propugnado. Fundó “La Lectura Popular”, que fue la tribuna del paladín de la causa católica; desde  allí combatió las ideas liberales. A esta empresa sacrificó cuanto tenía: tiempo, salud, hacienda y facultades. Fue director, redactor, impresor y propagandista de su periódico, e incluso renunció a su bufete haciendo de su revista una publicación de altos vuelos eminentemente popular con diálogos serios o humorísticos.

Escribió también artículos científicos como El ojo humano, El corazón del hombre y algunos otros con nociones fisiológicas. La defensa de la Iglesia, del clero secular y de las órdenes religiosas movían continuamente su pluma, y ahí están: Un gran republicano, Pobre pueblo, La ambición de un jesuita, No sabéis lo que hacéis, Flores del cielo, Diálogos de vecindad, La locura de un amigo, Las cartas del tío Matraca, etc. Por su psicología y observación, destacan: El cuchillo de la Providencia y Homeopatía del diablo. La sátira la manejó admirablemente en más de cien artículos entre los que sobresalieron: La trompeta de Blas y Chicharrones laicos.

Fábulas y cuentos ocupan también parte de su vida, y cabe destacar: El león enjaulado, El minero de California, escrita en verso; El árbol de la civilización, ¡Ah de la Ciencia!, Papín y su marmita, La clueca blanca, Miel de los cielos, El viaje de la Virgen, y varias colecciones de cuentos.

El escritor y periodista alicantino Emilio Chipont escribió en el periódico “La Verdad en 1973, que Clavarana tenía un estilo mitad Miguel Mihura, mitad Tono de Lara (uno de los grandes del humorismo español contemporáneo y co-fundador de “La Codorniz”.

Falleció en Orihuela en 1905.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail