Martagón, Carmen – “Cazadores de sueños”

En Dibujomi familia hay una curiosa tradición  que se viene transmitiendo desde hace más de veinte generaciones: Cazamos sueños. ¿Quieres saber más sobre nuestra costumbre?

Cuando los varones de la familia cumplen diez años, el padre sigue el ritual cazador y acompaña a su hijo a que alcance la mayoría de edad para soñar. Desde fuera parecería que vamos a cazar mariposas. Sólo los miembros del clan conocemos la verdadera historia de esta singular costumbre.

Impecablemente vestidos y ataviados con traje blanco, cazamariposas en mano, sombrero de explorador africano y zapatos negros, salimos en busca de los sueños que se pudieran cruzar en nuestro camino.

En los primeros minutos es el padre quien toma la iniciativa y va enseñando a su vástago la estrategia y los movimientos precisos para que el sueño no se escape. Después, el chaval tendrá que demostrar que es un buen cazador y, sobre todo, un buen cuidador y conservador de sueños. 

No es una tarea fácil, son muchos los avatares que hay que sortear en la expedición y hay todo un aprendizaje hasta llegar a conocer cuáles son los sueños más recomendables para capturar y convertirse, así, en un buen cazador. Mi abuelo paterno me contó, que el tío abuelo Zacarías (nombre tradicionalmente heredado de padres a hijos), en uno de esos momentos de rastreo, se entusiasmó tras un sueño y no volvieron a dar con su paradero. Decía mi abuela, cuando se contaba la historia, que ese sueño lo atrapó a él y me recordaba que no es difícil salir a rastrear y quedar atrapado en el encuentro con la más bella de las ilusiones.

Y ahora la pregunta que seguro tienes en mente: ¿Por qué razón sólo los varones? ¿Por qué después de tantos años y en estos tiempos modernos, sigue siendo una tradición masculina? 

Yo para eso no tengo respuesta, acabo de cumplir diez años, quizás mis mayores la tengan, ¿les preguntamos?  Lo que sí puedo contar es que una vez atrapados los sueños se comparten en la familia y todos participan de ellos, claro que eso nunca va a ser igual que vivir la aventura de cazarlos. Mamá siempre dice que si ella hubiera tenido la oportunidad de ser cazadora de sueños, seguro se habría perdido tras alguna ilusión, como el tío Zacarías.

Mañana será mi primera experiencia como cazador de sueños. ¿Algún sueño que necesitéis conseguir?