Cardoso Osorio, Álex – “Sabueso”

Sabía que el maldito escalón restallaba siempre. Lo evitó. El silencio ocupaba cada esquina de la primera planta del destartalado edificio, atravesada de vez en cuando por un leve gemido casi imperceptible. En la puerta que venía rastreando como un sabueso bien adiestrado, asentó el peso de sus años sobre el bastón, hasta hallar lo que buscaba. Un rayo de luz que atravesaba la cerradura inspeccionó el fondo de uno de sus cansados ojos. Sonrió, y ahí su mirada, como una flecha, atravesó intrépida la resistencia del haz luminoso, hasta herir, alevosa, la inocente desnudez de los amantes.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail