Analectas – Confucio

analectas-confucio-1656-MLU11983806_2824-OREFERENCIA Y SELECCIÓN DE TEXTOS

Las Analectas recogen una serie de charlas que Confucio dio a sus discípulos así como las discusiones que mantuvieron entre ellos. El título original en chino, Lún Yǔ, significa “discusiones sobre las palabras” (de Confucio).

Escritas durante el periodo de Primaveras y Otoños, las Analectas son el mayor trabajo del confucianismo. Siguen teniendo influencia entre los chinos y en algunos países asiáticos aún hoy en día.

La obra y su influencia

En las Analectas, los capítulos están agrupados por temas individuales. Sin embargo, no siguen ningún orden especial. De hecho, los capítulos parecen totalmente aleatorios con temas en capítulos correlativos que no tienen ningún tipo de relación entre ellos.

Parece claro que el libro no fue escrito por un único autor sino que es obra de varios discípulos de Confucio que recopilaron sus enseñanzas años después de la muerte de su maestro.

Las Analectas han influido notablemente en la filosofía y la ética de los chinos. Incluyen los principios básicos de Confucio: decencia, rectitud, lealtad y piedad filial.

Durante más de dos mil años, las Analectas han sido parte de los estudios de las escuelas chinas ya que se consideraba que ningún hombre podía llegar a un buen nivel moral y de inteligencia sin conocer la obra de Confucio. El conocimiento de las Analectas se hizo también imprescindible para superar los exámenes imperiales que todo funcionario de la corte imperial tenía que realizar.

————————-

Virtudes del Gobernante

El Maestro dijo:

-El que gobierna un país de mil carruajes, debe prestar suma atención a los asuntos que le están encomendados. Debe poseer honradez, economía y caridad, y no debe abusar del pueblo.

El legislador justo es como la estrella Polar, que permanece inmóvil, mientras todas las demás le rinden homenaje.

Un pueblo gobernado despóticamente y en el que se mantiene el orden por medio de castigos, puede evitar la infracción de la ley pero perderá su sentido moral.

Un pueblo gobernado por la virtud y mantenido en orden por la ley interior del propio dominio, conservará su sentido moral y progresará en el bien.

 ————————-

Cualidades del hombre superior

Alguien le preguntó:

– ¿Qué pensáis del principio de volver bien por mal?

El Maestro dijo:

– ¿Qué volveréis entonces por el bien? Preferible es volver justicia por injusticia, y bien por bien.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail