71. Novena Lectura Ininterrumpida de El Quijote – 26 de abril de 2013

CIMG4887

¿Quinientos años es mucho tiempo? Podríamos tener la tentación de contestar afirmativamente, aunque lo correcto sería enunciar un rotundo “depende”. En comparación con la extensión de una vida humana lo es, sin duda. Sin embargo, para los procesos evolutivos de las especies es apenas un instante. Para “El Quijote”, el período que antecede a un futuro en el que seguirá considerada como una obra singular ¿Acaso el tiempo puede erosionar lo que no está sujeto a sus leyes?

CIMG4877 El otro tiempo, el climatológico, tampoco ha hecho mella en la obra cervantina. Como ocurriera en el anterior encuentro, la lluvia nos acompañó durante la tarde del viernes 26 de abril. Y, como sucediera entonces, la fidelidad a Cervantes y su obra fue mayor que el instinto de comodidad. Se trataba de celebrar el “Día del Libro” y mostrar nuestra sentida admiración por la genialidad hecha texto. El Quijote podía arremeter de nuevo contra molinos y gigantes… estábamos ahí para contarlo.

CIMG4893

Como viene siendo habitual en este acto, acabamos dando cuenta de la “exquisita” prosa de la obra cervantina: duelos y quebrantos, gazpachos manchegos, ensalada manchega, pisto, queso frito, atascaburras y buñuelos de postre. Esta mesa haría las delicias del mismo Sancho. También él asistió a su fiesta de conmemoración. El próximo año “El Caballero de la Triste Figura”, desfacedor de agravios, nos convocará para que narremos sus grandes hazañas. Nosotros, asistiremos.