Descripción usando los cinco sentidos.

Se proponen dos ejercicios para practicar los temas entregados hasta ahora. Pueden remitirse las soluciones al correo habitual: “tallerescrituralibrodurmiente@gmail.com.

Ejercicio propuesto nº 2: uso de los cinco sentidos en la descripción.

Describir un objeto, animal, personaje o lugar, de modo que se utilicen en la narración los cinco sentidos al mismo tiempo. Puedes recurrir a algún ejercicio anterior para corregirlo, introduciendo esta nueva perspectiva. Si no sabes por qué tema comenzar te propongo un ejercicio clásico en nuestro taller: “describe una ballena en su entorno”.

Majestic Descent

Formato y extensión recomendados:

Extensión mínima de medio folio, con fuente tipo Arial de tamaño 11 o 12 y párrafos cuya distancia entre líneas sea de espacio y medio.

El ejercicio pretende…:

Percibimos la realidad a través de nuestros sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto), por tanto el modo más lógico de narrar el entorno físico que nos rodea (un paisaje, un lugar, una casa, etcétera) consiste en enumerar aquello que percibimos al utilizar los cinco sentidos. En consecuencia, cuando narramos algo que es ficticio, el uso de los cinco sentidos da veracidad a lo que se relata. No basta con decir meramente que una casa es bonita, sino describirla utilizando imágenes, coloridos, aromas y sensaciones en las que se haga participar a los cinco sentidos.

Ejemplo de resolución:

“…Las aguas que le rodeaban se iban hinchando en amplios círculos; luego se levantaron raudas, como si se deslizaran de una montaña de hielo sumergida que emergiera rápidamente a la superficie. Se intuía un rumor sordo, un zumbido subterráneo…Todos contuvieron el aliento al surgir oblicuamente de las aguas una mole enorme, que llevaba encima cabos enmarañados, arpones y lanzas. Se elevó un instante en la atmósfera irisada, como envuelta en una grasa de finísima textura, y volvió a sumergirse en el océano. Las aguas, lanzadas a treinta pies de altura, fulgieron como enjambres de surtidores, para caer luego en una vorágine que circuía el cuerpo marmóreo de la ballena. “(Moby Dick, 1851, de Hermann Melville).

Ejercicio propuesto nº 3: descripción de un personaje mediante un objeto.-

Si tu imaginación se ofusca, o bien en un momento determinado no encuentras en tu mente un personaje, te proponemos un truco para inventarlo: utilizando la descripción que propusimos en el ejercicio nº 1, puedes cambiar aquel objeto o animal transformándolo en una persona; bastará  suponerle una edad, un nombre y dar algunos ligeros retoques a lo que habías descrito. Comprobarás que, incluso dejando el texto bastante literal, se logra inventar un nuevo personaje con pocos medios.

111108_1

Formato y extensión recomendados:

Formato habitual, con fuente tipo Arial de tamaño 11 o 12, con párrafos cuyo interlineado sea de 1,5 líneas. Medio folio de extensión; no hacer una narración extensa sino precisa.

El ejercicio pretende:

Este es un truco que utilizan los escritores para definir un personaje cuando se hallan bloqueados partiendo de un objeto sencillo. En todo proceso literario debemos crear personajes de ficción; ellos son la base de la narración. Este primer paso es difícil pero necesario. A veces el personaje se parece a alguien conocido, o tiene sus rasgos, su voz, o su modo de pensar, pero aunque todo escritor se basa en “elementos reales” de su propia vida, debe aprender a “crear ficción”, definiendo personajes nuevos que no guarden semejanza con las personas que conoce.

Ejemplo de resolución:

Ejercicio nº 1 ya realizado. Descripción de un objeto: La Viola.

“La viola era grácil como una bailarina, y con su danza regalaba una armonía sobria, recia. Emitía su sonido adelgazado por entre dos ventanas estrechas. Su música tenía el color rojizo de su madera. Su sonido no era delicado, sino patriarcal, envolvente, ritmado, y las personas se tornaban austeras y respetuosas al escucharlo. Las cuerdas sonaban graves, espesas, difíciles de dominar, como si buscasen en su memoria sonidos ancestrales aparentemente rudos pero bellos. Era de una madera desconocida para mí, pero me traía el aroma de ancianos bosques acariciados por los vientos y la lluvia, por las manos plateadas de las noches de luna. Olía a paz incluso su sonido; era una nota atrapada al silencio, era una danza rescatada al olvido de los bosques”.

 220px-Kylix_Theseus_Aison_MNA_Inv11365_n1

Ejercicio nº 3. Creación de un personaje a partir de un objeto: Ariadna.

“Era grácil como una bailarina, y con su danza regalaba una armonía sobria, recia. Debía tener treinta y tantos. Emitía su sonido adelgazado por las ventanas estrechas de sus ojos. Su musicalidad tenía el color rojizo de su piel. Su voz no era delicada, sino patriarcal, envolvente, ritmada, y las personas se tornaban austeras y respetuosas al escucharla. Sus palabras sonaban graves, espesas, difíciles de dominar, como si buscasen en su memoria sonidos ancestrales aparentemente rudos pero bellos. Ariadna era de una madera desconocida para mí, pero me traía el aroma de ancianos bosques acariciados por los vientos y la lluvia, por las manos plateadas de las noches de luna. Olía a paz incluso el sonido de su voz; era una nota atrapada al silencio, era una danza rescatada al olvido de los bosques”.  (Raysan 04/11/2003)