128. Frankenstein – Mary Shelley – 9 de marzo de 2018

Dimos inicio al encuentro destacando la coincidencia entre las fechas de publicación de “Frankenstein”, el 11 de marzo de 1818, y el del encuentro literario programado para el 9 de marzo de 2018. Nos sentimos conectados a la autora y a la actualidad de la obra en su doscientos aniversario.

Mary Shelley escribió la primera versión de “Frankenstein” con veinte años. Si tenemos en cuenta su calidad y transcendencia, asombra su precocidad y nos convierte en sentidos admiradores.

Los hechos alrededor de la gestación de la novela merecían ser recordados, en especial, por la singularidad de sus protagonistas. Lord Byron, Percy y Mary Shelley y Jhon Polidori conformaron un cuarteto de genios literarios coincidentes durante el “frío” verano de 2016 en Diodati (Suiza). La ausencia de sol la sobrellevaron con relatos de fantasmas y terror que inspiraron sus fértiles imaginaciones. Junto al “Frankenstein” de Mary Shelley, surgió otra obra iniciadora de un subgénero tan fructífero que llega hasta nuestros días: “El vampiro” de Jhon Polidori.

Varios son los temas presentes en la novela de Mary Shelly que gozan de plena actualidad y, sobre todos ellos debatimos apasionadamente. Lo que para algunos tertulianos representa una advertencia ante la arrogancia del hombre que trasgrede las leyes de la naturaleza, para otros intervinientes es percibido como un acicate que lleva a desvelar sus misterios en el deseo de proteger a la humanidad de enfermedades y alargar su existencia. Con independencia de las posturas defendidas por cada uno, hubo acuerdo en que la autora, al dotar a la “criatura” de una apariencia monstruosa cuya existencia malogró la vida de su creador (y de su familia), así como la del mismo engendro, quiso dejar clara su postura acerca de las consecuencias de una ciencia sin moral.

El anhelo por lograr la inmortalidad corre a la par con el de la propia existencia humana. Algunos tertulianos identifican este afán en el surgimiento de las religiones, destacando que todas ellas tienen en común la promesa de una eternidad más allá de la vida física. Otros intervinientes ampliaron el foco incorporando elementos del arte, la ciencia y la filosofía, cuyas aportaciones y propuestas enriquecieron el debate.

Finalizamos este crónica con un párrafo extraído de la reseña realizada para ELD por Tati Jurado, con cuya idea finalizamos el encuentro: “Frankenstein es una historia que obliga a cuestionarse las consecuencias de la falta de dominio del ego, de la arrogancia humana. Pero sobre todo es una historia que manifiesta que la soledad impuesta, la falta de amor, de comprensión y de empatía sumergen en un tormento al ser humano. Uno que condiciona el comportamiento, uno en el que la bondad termina derrotada por la hostilidad”.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail