125. El gran bostezo – Santiago González-Varas Ibáñez – 2 de diciembre de 2017

El sábado 2 de diciembre de 2017 tuvo lugar la presentación del libro “El gran bostezo” a cargo de su autor Santiago González-Varas Ibáñez. En un contexto de compras navideñas e intenso frío, un grupo de atentos asistentes se conjuraron contra el aburrimiento en este acto cultural.

La actividad dio inicio con una exposición del libro por parte de Santiago. El argumento de la obra le permitió esbozar los planos de la misma, culto y popular, los cuales se expresan a partir de unos personajes representantes del mundo de la política (moderados vs progresistas), académicos, científico-artísticos y popular.

En su definición del gran bostezo, como reflejo del diseño social que nos hemos dado en la actualidad, el autor aclaró que se había limitado a realizar un ejercicio de descripción sirviéndose, para ello, del humor. Santiago utiliza un estilo cimentado sobre diálogos que rompen con la lógica, da cabida a todo tipo de bobadas y roza lo absurdo. En esta superposición de monólogos todos hablan consigo mismo, tratando de reflejar los temas que se abordan actualmente en la sociedad.

Acerca del título del libro, González-Varas dijo haberse inspirado en un ensayo de Mario Vargas Llosa titulado “La civilización del espectáculo” el cual aborda la metamorfosis que ha experimentado la cultura en nuestro tiempo.

Santiago se afirmó en la idea de que la alternativa al gran bostezo es peligrosa e indeseable, porque representaría el gobierno de unos pocos (compuesto por un grupo aleatorio de personas) sobre la mayoría, o sea, el pueblo. Esta prevención se sustenta sobre el principio de neutralidad del estado sobre la cultura, el cual le impide impregnar ideológicamente a la sociedad. Aún con todo, aclaró que la cultura (real) solo puede funcionar cuando depende de una minoría que impone sus códigos. Esta es la esencia del desasosiego que padece el intelectual en la actualidad, porque se enfrenta a un problema irresoluble.

A decir del autor, el gran riesgo que se corre es llegar a la conclusión compartida de que no hay alternativa al bostezo. El desarrollo de las sociedades (tomando de ejemplo los países de centro y norte de Europa) pueden devenir en una vida robotizada en la que prima el aburrimiento. Tras cuestionar la visión negativa que sobre nosotros mismos hemos construido y asumido los españoles, llegó a proclamar que la alternativa al bostezo es el mundo latino y, en el futuro, las sociedades que emerjan en Iberoamérica.

Sobre la ciencia (cuyos avances han mejorado notablemente nuestras vidas), el autor defendió que es uno de los baluartes que nos llevan a considerar al gran bostezo como la mejor opción. Sin embargo, argumentó que la felicidad está en otro lado, en la poesía, la filosofía, en lo utópico.

En la parte final del acto, el autor debatió con los asistentes, quienes le trasladaron preguntas y reflexiones suscitadas a partir de los temas abordados en su obra. A continuación, se dedicó un espacio para la firma de libros y se sirvió un vino español animado por una interesante conversación la cual inhibió toda acción del bostezo.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail