115. Matar un ruiseñor – 20 de enero de 2017

El viernes 20 de enero hemos celebrado nuestro primer encuentro del Club de Lectura del año convocados por un clásico de la literatura norteamericana, “Matar un ruiseñor” publicado en 1960 y galardonado con el premio Pulitzer en homenaje a su recientemente fallecida autora, Harper Lee.

Esta novela, de tipo iniciático, cuenta la historia de una niña, Scout, que vive junto a su padre Atticus, y su hermano Jem, en un pequeño pueblo de Alabama en la década del 30 del siglo pasado. La primera parte del libro narra las aventuras de ésta y su hermano junto a un amiguito en los interminables veranos de la niñez centrándose en el misterio que rodea a un vecino que aparentemente está recluido en su casa y al que nadie ha visto en muchos años. La narración transcurre sin prisa ni sobresaltos destacando el candor de la niñez y los deliciosos análisis que Scout hace de lo que sucede a su alrededor. Luego, poco a poco, la realidad de la vida que la rodea se va permeando en su mundo hasta que entra de lleno a través de un acontecimiento de carácter criminal debido a que su padre como abogado debe atender en calidad de defensor a un hombre negro acusado injustamente de violar a una chica blanca. Y así se desarrolla la segunda parte del libro en la que Scout, su hermano y su amigo Dill pasan a ser coprotagonistas de los acontecimientos que se producen en Maycomb, su pueblo.

Luego de hacer una introducción a la obra para quienes aún no habían tenido oportunidad de leerla, los tertulianos comentaron los temas más destacados de la misma, haciendo hincapié en la figura de Atticus Finch, el padre de la protagonista y figura de una altísimo nivel ético y moral que ha resultado ejemplo para muchas generaciones de jóvenes lectores entre quienes destacan aquellos que consideran a Atticus como inspiración en su vocación profesional como abogados.

Entre algunos de  los pasajes del libro que se leyeron para apoyar la argumentación y que dan una certera pincelada de la talla ética de Atticus, están los siguientes:

“Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar, empieza a pesar de todo y sigue hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence.”

“Nunca conoces realmente a una persona hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos”

“Antes de poder vivir con otras personas tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno”

Como no podía ser de otro modo las alusiones y comentarios giraron en torno a los grandes temas de la obra, como la injusticia racial, el coraje, la pérdida de la inocencia, la dignidad del hombre, el respeto a los otros, los prejuicios sociales.  Estos temas que evidentemente son universales y atemporales  siempre conmoverán a los lectores con sensibilidad humana y hacen de esta novela un clásico de la literatura además de uno de los libros más leídos del siglo XX.

Tanto los asistentes como los tertulianos coincidieron en reconocer el impacto que tuvo en su época la película que se rodó muy poco después de editarse el libro con el mismo título que la novela, y protagonizada por Gregory Peck, quien obtuvo un Oscar al mejor actor por su excelente interpretación de Atticus.

Te invitamos a leer la reseña de “Matar un ruiseñor” en este enlace.